LIBROS DE MANUEL CARBALLAL EN AMAZON


.

domingo, 4 de octubre de 2020

PRESENTACIÓN EN LA ROSA DE LOS VIENTOS: ENCUENTROS CERCANOS DEL TIPO 4. POR MANUEL CARBALLAL (Parte II)



-. Bruno Cardeñosa: Por lo tanto es un fenómeno universal, un fenómeno atemporal y es un fenómeno que tú conociste de cerca. Cuéntanos un caso, una experiencia que transmites a los oyentes ahora y que te hace sentir muy de cerca este tipo de casos. 

-. Manuel Carballal: Sí, es una de las cosas que les reprocho a los teóricos de la ufología. Yo respeto mucho los trabajos bibliográficos, los estudios estadísticos, el trabajo de gabinete… todo está muy bien pero yo siempre he defendido el trabajo de campo porque el contacto directo con los testigos es lo único que te permite comprender la enorme dimensión emocional que tienen estos temas. Que son absolutamente reales para ellos. “Más reales que la realidad”, esta es una frase que hay que tener muy presente. En este nuevo cuaderno de campo, como hago siempre, yo escojo una serie de casos, en este creo que son 8 o 9 casos, porque cada uno de ellos tiene una moraleja, cada uno de ellos, creo, nos enseña algo relacionado con las abducciones. Y al que te refieres es un caso que se produce en las islas Canarias cuando una ATS, una trabajadora de un hospital de la isla de Las Palmas protagoniza un episodio de tiempo perdido. Esto es muy habitual. Una mañana, que iba a dejar a sus hijos en el colegio y cuando regresaba a su casa en Telde, en la isla de las Palmas, tiene un periodo de tiempo, que no recuerda y además una serie de anomalías. Cuando se hace la hipnosis regresiva, que además la hace nuestro compañero Josep Guijarro, y que es lo que vamos a escuchar, empiezan a aparecer cosas Pero yo creo que este documento transmite muy bien esa angustia, esa carga emocional que tienen estos casos tan interesantes. 

-.B. C: Lo oímos, venga. 

-. “… ¿Qué es eso? 

-. ¿Qué es lo que estás viendo? 

-. Es… Dios mío, que es… es que hay --------- en la habitación… 

-. ¿De dónde ha salido? ¿No puede ser un coche? Míralo… 

-. ¿Esas sombras? 

-. No me puedo mover 

-. ¿No puedes moverte? ¿Nada? Trata de moverte… 

-. No puedo moverme 

-. No puede ser un ladrón porque es muy pequeño… 

-. ¿Qué no puede ser un ladrón porque es muy pequeño? 

-. Si, pero no puede ser un niño. 

-. ¿Un niño? 

-. Vamos, abre tus pupilas, quiero que abras tus pupilas… 

-. B. C: Ese es el caso, el testimonio de esta abducida, recuperado el testimonio con hipnosis regresiva, que parece que se ha utilizado, no es el único. Pero me parece que se ha utilizado con un método para recuperar el tiempo perdido que dicen haber sentido y percibido o no haber vivido algunos abducidos. 

-. M.C: Si, fue un error muy habitual en los años 80, porque en 1985 un investigador norteamericano, newyorkino, Budd Hopkins, al que además tuve la suerte de conocer personalmente, publica un libro: “Intrusos”, que es una monografía sobre un caso muy espectacular de abducción. Y a partir de entonces toda esta fenomenología cambia, porque él introduce un nuevo elemento: lo que llamamos “los visitantes de dormitorio”. Es decir casos que habían comenzado como el perfil típico de la abducción a un conductor que transita por una carretera en solitario y que tiene ese primer encuentro, después describe visitas de esas mismas criaturas que se producen en su dormitorio. Que es lo que estaba describiendo la testigo en este momento y que además coinciden al describir a esos “seres”. Por eso ella decía que no podía ser un niño, porque era demasiado pequeño y que no podía ser un ladrón. Y los describía como seres de pequeña estatura, con grandes cráneos, con unos ojos desproporcionados, unos ojos negros... Y cuando tú tienes la oportunidad… En mi caso yo creo que he sido un privilegio al poder viajar por todo el mundo y conocer en África, por ejemplo, o en Oriente Medio, en Oriente Próximo o en América latina, testigos contemporáneos pero también pinturas rupestres, grabados, petroglifos, en los que aparecen exactamente esas mismas entidades… ¿Cómo es posible? Cuando por ejemplo, ya lo he contado alguna vez en la tertulia, hace unos años en Malawi yo intentaba localizar casos africanos para ver si esto de la hipótesis psicosocial realmente tenía sentido, para ver si también se veían platillos volantes u OVNIs en África que está totalmente ajena, el África rural me refiero, a las influencias del cine o la literatura de ciencia ficción occidentales. Claro, ahí el problema era como preguntarles a personas que solo hablaban chichewa -que es un dialecto del swajili- por si allí veían extraterrestres, y el traductor me decía, es que no existe esa palabra en nuestro idioma ¿Qué eso de extraterrestre? ¡Coño, pues marcianos, alienígenas…! No, no, es que esto no hay forma… Bueno, pues platillos volantes. Claro, el tio me miraba así… como diciendo ¿pero como van a volar los platillos? los platillos son para comer… 

-. S. C: Claro, pero ellos por ejemplo, con esos dibujos ¿cómo definían esos seres? ¿Cómo los relacionaban? 

-. M. C: Pues de repente cuando yo, insistiendo, le pregunto por fenómenos extraños en los cielos, por luces extrañas en los cielos, por fenómenos voladores de repente uno de estos testigos me dice ¡ahh claro! Los “besini richelo”, los carros de brujas… y digo ¡Coño! ¿Qué es esto de los carros de brujas? Pensando que me iba a dibujar una especie de carromato, de vehículo… y recuerdo, y además en el libro incluyo la foto, tanto el dibujo que me hicieron como la foto que le tomé al tipo, me saca una panera de mimbre con la típica forma del platillo volante y me explica que ese es el vehículo en el que desplazan por el cielo los espíritus de los antepasados o las brujas que secuestran a personas. Y hay casos de este mismo año -es un tema alucinante-, de personas (este año hubo algunos casos en Zambia y en Zimbabwe) que de repente aparecen unas mujeres desnudas en medio de un sembrado y cuando les preguntas que les ha pasado, dicen que se han caído de un carro de brujas. Que las habían secuestrado y que se habían caído del carro. ¿Qué significa eso? Y esto también aparece en toda la mitología islámica por ejemplo, o en el hinduismo. Desde las alfombras voladoras de los genios del Corán, de los djinns, a los carros voladores de los dioses del hinduismo. En todas las culturas. Eso que los antropólogos llaman el mito del rapto está presente. Eso no puede ser una coincidencia. Es más hay descripciones… Mira, Mircea Eliade, el famoso historiador de las religiones rumano, que ha hecho unos tratados fundamentales sobre la historia de las religiones, recoge tradiciones entre varios pueblos, por ejemplo, de los aborígenes australianos, en que ellos describen el viaje chamánico al más allá para encontrarse con los espíritus y con los antepasados, en que todo el proceso de abducción; los 8 pasos que están recogidos en el proceso de abducción, están presentes. Pero no solo eso, sino que describen que los dioses, al final de su viaje chamánico al otro mundo, les implantaban en el cuerpo cristales de cuarzo, que es exactamente lo mismo que describen hoy los abducidos con el tema de los implantes, ¿no? Esto no puede ser una casualidad. Entonces estamos hablando de un fenómeno que dentro del contexto de las religiones o del contexto chamánico ha existido siempre. Pero cometemos el mismo error que se ha cometido a lo largo de toda la historia, cuando los teólogos cristianos, por ejemplo, ponían el mundo patas arriba para buscar evidencias, pruebas sólidas, reliquias de los ángeles… yo he llegado a ver en relicarios de coleccionistas privados una pluma del Arcángel Gabriel, por ejemplo, como una evidencia física. Hombre todos sabemos que los ángeles no tienen plumas… 

-. S. C: Pero entonces, según tu investigación y toda la experiencia que has tenido la teoría posible de donde pueden venir esos seres ¿qué es? ¿Una especie de mundo paralelo de una cultura antigua? ¿de qué? 

-. M. C: Bueno, tenemos claro que el fenómeno es universal y ha estado presente siempre. Hace unos años se empezó a investigar… y dejadme explicar esto porque no es lo que parece a simple vista, lo que los médicos y los investigadores llamaron la molécula de Dios. Que es una molécula que está presente en muchas plantas, sobre todo en plantas chamánicas y en procesos chamánicos como la Ayahuasca, donde además se describen viajes al mundo de los espíritus o de los ancestros idénticos a las abducciones, pero que además de estar en el reino vegetal también esta presente en el reino animal, incluyendo el cerebro y los pulmones humanos. Y que es una molécula que está asociada a los sueños, a las experiencias místicas, transcendentes… Este año, a principio de este año, la revista de psicofarmacología publicó el mayor estudio que se ha hecho hasta ahora con miles de sujetos sobre la DMT, la dimetiltriptamina, que es esta sustancia. Centrado además en las criaturas, lo que se llama criaturas DMT, que describen las personas que han tenido un viaje utilizando DMT de forma exógena. Repito que también existe de forma endógena, también la genera nuestro propio organismo. Y lo que describen es exactamente lo mismo. Lo alucinante de este tema es que algunos de esos investigadores, como Terence Mckenna o su hermano u otros, llegaron a la conclusión de que no puede ser una coincidencia que sujetos de distintos lugares, de distintas culturas y en distintos momentos de la historia, no solo describan los mismos seres, no solo describan los mismos lugares sino que describan también las mismas conversaciones y los mismos procesos. Y se atreven a afirmar, tipos como Mckenna que quizá lo que ocurre con esta misma sustancia, la DMT, no es una simple alucinación. No estamos hablando de simples procesos alucinatorios, sino que ellos se atreven a hablar de que es como una puerta a otra realidad paralela. Y de verdad que ahora hay dos investigadores argentinos que para mi son el gran referente, un psicólogo, Juan Acevedo y un médico psiquiatra, Néstor Berlanda, que en 1992 se encontraron con el primer caso de abducción que ellos investigaban, el de una niña muy joven… E hicieron lo que hay que hay que hacer, que es gastarse las suelas de los zapatos pateándose todo el país durante años para recoger casos en primera persona. Y como ellos están familiarizados también con el mundo del chamanismo son en mi opinión, en este momento, las principales autoridades en esta nueva línea de investigación que no está negando la experiencia sino que le está dando una lectura totalmente renovadora. 

.- S. C: Pues nos quedamos con eso Manuel. 

.-B.C: Y toda esta información, todas estas investigaciones que has realizado, todos estos trabajos están en el nuevo Cuaderno de Campo Nº 6 que acabas de sacar: “Encuentros cercanos del tipo 4” de Manuel Carballal. 30 años de investigaciones sobre los secuestros o las abducciones. Manuel ¡muchas gracias!


  ¡YA A LA VENTA!

Compra segura por PAYPAL:

PRECIO PARA ESPAÑA, GASTOS DE ENVÍO INCLUÍDOS 21,49 €
O HAZ TU PEDIDO A: secretshopxxi@gmail.com





PRECIO PARA ENVÍOS INTERNACIONALES, GASTOS DE ENVÍO INCLUÍDOS 34,99 €
O HAZ TU PEDIDO A: secretshopxxi@gmail.com





Si prefieres comprar por medio de transferencia bancaria,
 envía un email con tu pedido a:
secretshopxxi@gmail.com


También a la venta en:

Inflação no país parece sentir o 'efeito Amazon'. -


El volumen de tiendas millonarias de eBay en Europa crece un 50% en tres  años


Cuáles sitios puedes vender tus ítems usados? España, Argentina y México |  Organizarte Magazine




PRESENTACIÓN EN LA ROSA DE LOS VIENTOS: ENCUENTROS CERCANOS DEL TIPO 4. POR MANUEL CARBALLAL (Parte I)


ENCUENTROS CERCANOS DEL TIPO 4. CUADERNO DE CAMPO Nº 6.
Abducción: El factor investigador

-. Bruno Cardeñosa: Abducciones, secuestrados por OVNIs, encuentros en la 4ª fase, del tipo 4. El Círculo Secreto con Manuel Carballal. Manuel muy buenas. ¿Qué tal? 

-. Manuel Carballal: Hola muy buenas noches. 

-. Silvia Casasola: Muy buenas noches, Manuel. 

-. B.C: Nos situamos. Es encuentros en el 4º tipo, pero bueno, las abducciones digamos que son esa parte de la ufología, de los casos OVNI, a los cuales algunos no se quieren acercar porque son entre comillas “demasiado peligrosos”. 

-. M. C: Incómodos... 

-. B. C: Incómodos para las creencias, claro... 

-. M. C: Sí, porque en la evolución de la Ufología todo iba muy bien hasta 1.961 que entra el tema este de las abducciones como un elefante en una cacharrería, con el caso de Barney y Betty Hill. Durante los primeros 15-20 años de la Historia de la Ufología se intentaba convertir esta disciplina en ciencia. Joseph Allen Hynek, que ahora se ha convertido en un tío muy conocido a raíz de la serie de televisión “Proyecto Libro Azul”, basada de una forma muy libre de sus aventuras, definió los avistamientos como: Encuentros lejanos; de luces, de fenómenos en el cielo a más de 150 metros de distancia del observador, y luego los encuentros cercanos del tipo 1, del tipo 2, del tipo 3... que es lo que en España se tituló erróneamente “Encuentros en la Tercera Fase”. Como la película de Steeven Spielberg, que precisamente Hynek asesoró. Y después estarían los “Encuentros Cercanos del Tipo 4”, que serían aquellos en los que el observador no solo reporta haber visto un objeto sólido que ha podido, o no, dejar evidencias del aterrizaje, no solo afirma haber visto a los tripulantes de ese objeto, sino que afirma haber penetrado en el interior de este objeto. Eso serían los “Encuentros Cercanos de Tipo 4”. 

-. B. C: Que son los protagonistas de un trabajo que acabas de sacar, que acabas de publicar. Estos trabajos forman parte de tus investigaciones, de tu trabajo, de tus “Cuadernos de Campo”. Acaba de aparecer un nuevo “Cuaderno de Campo” en donde muestras ese tipo de episodios, de una investigación de 30, 40 años, en la que tú has estado detrás de este tipo de sucesos. 

-. M. C: Sí. Encuentros Cercanos del Tipo 4, que es como se llama es el 6º de mis Cuadernos de Campo, ahora centrado sobre este fenómeno que yo me encontré de forma totalmente inesperada en 1.986. fijaros si llovió ya desde entonces… En 1.986 haciendo una hipnosis regresiva a un testigo de un avistamiento, surgió que aquel avistamiento había ido más allá, con tan mala suerte para el testigo, para el pobre chaval, que era un aprendiz, un ayudante de electricista, que el caso se nos fue de las manos. Se publicó en 1987 en la revista “Diez Minutos”. Y ahora, rebuscando en mis archivos, me encontré con este primer documento, un reportaje a doble página en “Diez Minutos”, en el que salgo con un tupé horripilante, una americana de estas con hombreras muy ochentera, que a mi madre le enorgulleció mucho eso de que su niño saliera en “Diez Minutos”, pero a raíz de esta publicación…

-. B. C: Sí, y no me digas que también con una corbata de esas finas, negras… 

-. M. C: Claro, también, la que tenía para parecer mayor, ya sabes que nosotros en esos tiempos queríamos parecer mayores… Lo malo fue que al salir en “Diez Minutos” nos llamó Encarna Sánchez, la famosa Encarna Sánchez… 

-. B. C: Ah! ¿Si? 

-. M.C: Si, si, vamos, a mi me entrevistó una vez Encarna Sánchez, precisamente a raíz de este caso. Nos llamó al testigo y a mí y claro, cuando sales en “Diez Minutos” y sales con Encarna Sánchez, que en aquellos momentos era la reina de la radio, aquello era imparable y él terminó perdiendo su trabajo, porque su jefe le dijo que un tío que decía que lo secuestraban los marcianos, pues que tenía que estar mal de la cabeza. Y eso es una de las cosas que intento subrayar en este trabajo: la diferencia que hay en como vive la experiencia de la abducción el testigo, que es sobre quien recae la carga de la prueba, y el investigador, que en muchas ocasiones condiciona de una forma enorme el planteamiento de esa experiencia. Pero el que se lleva la peor parte siempre es el testigo. 

-. B. C: Claro, porque una cosa es decir que has visto un OVNI, que ya es un estigma, y otra mucho mas grave (grave entre comillas) por supuesto, pero que puede provocar muchos más comentarios, es decir: “Yo he visto un OVNI y me ha secuestrado”. 

-. M. C: Claro, yo recuerdo que a raíz de este primer caso acudí a un psiquiatra de El Ferrol, en la provincia de La Coruña, para ver si podía asesorarnos, porque éramos muy jóvenes. Éramos muy novatos, no teníamos mucha idea y para preguntarle como podíamos afrontar este tipo de testimonios de personas que aseguraban haber sido secuestrados por extraterrestres. Y el tío no lo dudó ni dos segundos, dijo: psicóticos… Porque alguien que dice que ha vivido algo que no existe, claro, tiene que ser un psicótico. Entonces desde ese año 86 hasta 1992 en que el Dr. Jiménez del Oso (de hecho, en este Cuaderno de Campo rescato algunos de esos casos), han pasado muchas cosas. Imagínate que alguien de provincias como yo, de La Coruña, que te llamase Jiménez del Oso desde Madrid para pedirte que tu investigases un caso de abducción… claro, yo no tenía coche entonces, y cogía un autobús o el primer tren y me iba a cualquier punto de España para hacer la investigación lo mejor que pudiese. Además hay muchas anécdotas, rescato un montón… 

-. S. C: Además Manuel, con las abducciones es cuando empezaste a hacerte conocido.

-. M. C: Es que empecé muy pronto y en el año 1992 Fernando me pidió que escribiese, que recogiese todas esas primeras investigaciones en un librito, que se llamó “Secuestrados por los OVNIs” y ya en ese libro, te hablo de 1992, ya hacía un estudio de 100 casos de abducción. 

-. S. C: A mí lo que me gustaría saber, que es muy importante, porque imagínate de 100 casos, seguro que tendrás algunos que te marcarían y que no sé si se han quedado sin explicación. Si hay alguno al que tu todavía estás dando vueltas… pero lo que me gustaría saber es si cuando empezó a generarse tanto testimonio de abducción aquí en España, por ejemplo ¿ya se tenía algún tipo de conocimiento de casos en otros lugares y a lo mejor un poco relacionado, la gente empezó a tener esas vivencias o surgió todo de repente, mas o menos con una diferencia de poco tiempo en diferentes lugares del mundo? ¿Cómo fue? ¿Cómo se conocen los primeros de abducción o cada cosa era un poco diferente? No sé, más o menos para que nos sitúes de como empezó esto y de como se conocieron los casos en España. Y si les llegó información desde otros lugares o empezó aquí antes. 

-. M. C: No, el colonialismo cultural se expresa en todos los aspectos de la cultura y en esto de los OVNIs, en España oficialmente siempre hemos ido un poco al rebufo de los Estados Unidos. Pero no solo en España, en toda Europa y en el resto del mundo. Oficialmente el fenómeno abducción surge a principios de los 60 con este primer caso de Barney y Betty Hill, que se hace muy mediático. Se han hecho películas, series de televisión… y a partir de entonces personas que habían tenido, incluso antes, una experiencia similar, digamos que ya le pusieron nombre. Hasta ese momento se sentían bichos raros, se creían que eran los únicos a los que le había sucedido esto y a partir de ese año 61 ya se empieza a hablar de abducciones. Hay un caso, un precedente anterior, el caso Vilas-Boas, en el año 57 en Brasil. Pero la historia de las abducciones oficialmente comienza en el 61. Y ¿Qué ocurre? Que entonces -y este es uno (para mi) de los grandes descubrimientos que yo he hecho a la hora de recuperar todo este material, de meterme en el archivo y volver a analizar todos esos casos- me di cuenta de que cuando comienza este fenómeno social de las abducciones en los Estados Unidos y luego en el resto del mundo, aquí en España los casos comienzan a aparecer a partir de los años 70. Es cuando se empieza a hablar de casos españoles, de los grandes clásicos, pues me doy cuenta de que los escépticos presentan, un grupo de investigadores franceses, presentan lo que llaman la “Hipótesis psicosocial”. Es decir, para ellos, al analizar testimonios de abducidos y darse cuenta de que en la literatura, el cómic y el cine de ciencia ficción de los años 30, 40 o 50 en Estados Unidos, aparecen elementos muy parecidos a los que describen los abducidos, dijeron: ¡pues ya está! ¡solucionado! Esto es simplemente un tema de contagio cultural y punto. 

-. B. C: ¿Pero eso explica los casos de abducción? 

-. M. C: ¡Y un huevo! No explica nada de nada, porque además es un error. O sea, yo entiendo que es muy cómodo para lo políticamente correcto la “Hipótesis psicosocial”, pero yo siempre digo que esto de atribuir las abducciones a que antes en el cine y en la literatura ya se hablaba de secuestros por extraterrestres, es como decir que el hombre no fue a la Luna porque un siglo antes Julio Verne escribió “De la Tierra a la Luna”. Y ahí ya aparece todo lo del viaje a la Luna con un montón de coincidencias, ¿no? Es absurdo. U otro argumento que utilizan mucho es que después de una serie famosa o de una película famosa de abducciones aparecen muchos casos… Bueno, aquí en España, ahora mismo, en Antena 3 series, están emitiendo la serie “Policías”, que además yo la conozco, a mi me contrataron para asesorar varios capítulos de esa serie en su día. Y cuando apareció la serie “Policías” hubo un montón de vocaciones de policías, que se metieron a la academia. O lo mismo sucedió con la serie “Periodistas”, que cuando se emitió hubo otro montón de vocaciones. Eso ¿Qué significa? ¿Que los policías o los periodistas no existen? 

-. B. C: Claro… 

-. M. C: Lo más importante, es que el error yo creo que está en aquello que Noam Chomsky llamaba la “contención del debate”. Con esto de las abducciones se ha limitado el marco del debate en dos posibilidades: O las abducciones son secuestros extraterrestres o son fraudes. Pues no. El gran problema que hemos tenido durante estos 60 años del fenómeno abducción es sentirnos coartados por el filtro del fenómeno OVNI, porque mucho antes de que existiese la literatura o el cómic, o el cine de ciencia ficción en todas las tradiciones del mundo, en todas las culturas, existe lo que los antropólogos llaman “El mito del rapto”. Que es la descripción y os doy mi palabra de es escalofriante, que relata con pelos y señales, exactamente los mismos personajes, las mismas circunstancias, incluso los mismos lugares que describen los abducidos. Aparecen descritos e incluso plasmados, por ejemplo en figuras rupestres australianas de hace 17.000 años. Por lo tanto mucho antes de que existiera la literatura o el cine de ciencia ficción, millones de personas en todo el planeta, que pertenecían a distintas culturas, describían algo exactamente igual a lo que están describiendo lo abducidos dentro del contexto ufológico desde mediados del siglo XX. 

Continúa en la parte II

  ¡YA A LA VENTA!

Compra segura por PAYPAL:

PRECIO PARA ESPAÑA, GASTOS DE ENVÍO INCLUÍDOS 21,49 €
O HAZ TU PEDIDO A: secretshopxxi@gmail.com





PRECIO PARA ENVÍOS INTERNACIONALES, GASTOS DE ENVÍO INCLUÍDOS 34,99 €
O HAZ TU PEDIDO A: secretshopxxi@gmail.com





Si prefieres comprar por medio de transferencia bancaria,
 envía un email con tu pedido a:
secretshopxxi@gmail.com


También a la venta en:

Inflação no país parece sentir o 'efeito Amazon'. -


El volumen de tiendas millonarias de eBay en Europa crece un 50% en tres  años


Cuáles sitios puedes vender tus ítems usados? España, Argentina y México |  Organizarte Magazine




domingo, 13 de septiembre de 2020

INTRODUCCIÓN A ENCUENTROS CERCANOS DEL TIPO 4. (Parte II) CdC º 6.


Las abducciones, o supuesto secuestro de seres humanos por parte de seres no humanos, es uno de los epígrafes ufológicos más recurrente para el cine, las series de televisión o la literatura de terror. Y ese peso sociológico, bombardeándonos constantemente con imágenes de extraterrestres agresivos, de apariencia humanoide y sofisticada tecnología, ha terminado por implantarse en el inconsciente de lo colectivo.

Es cierto que si hoy le pidiésemos a un niño de corta edad que nos dibujase una nave extraterrestre y un alienígena, muy probablemente plasmaría un platillo volante y un humanoide cabezón. Pero ¿demuestra eso que todas las descripciones realizadas por los testigos son fabulaciones inspiradas por el cine y la cultura?

Para los ufólogos defensores de la Hipótesis PsicoSocial (HPS), no hay misterio alguno en las abducciones. Según ellos en el incipiente cine, series y literatura de ciencia ficción de los años 30, 40 y 50, se encuentras la mayoría de los elementos que décadas más tarde describirían los supuestos secuestrados por extraterrestres. Enigma resuelto.

Sin embargo este razonamiento a mí siempre me ha parecido tan audaz como la afirmación de los conspiranóicos de que el Apolo IX nunca aterrizó en nuestro satélite, porque Julio Verne ya describió esa proeza en su novela “De la Tierra a la Luna” un siglo antes. O la afirmación de que tras la emisión de películas y series de éxito sobre abducciones, aumentan el número de casos reportados.

En cierto. Tanto como tras la emisión de películas y series de éxito sobre periodistas, médicos o policías, aumentan las vocaciones y las matrículas en las respectivas facultades. ¿Y?

Curiosamente la inmensa mayoría de los partidarios de la HPS no han investigado jamás un caso de abducción. Ni siquiera han mirado a los ojos a un abducido cuando relata su supuesta experiencia. Y en mi opinión la encuesta de campo es fundamental para comprender el fenómeno al que nos referimos.

Resulta paradójico, desde el punto de vista de la HPS que hoy, cuando el cine de ciencia ficción y las series televisivas sobre el espacio, y la literatura de ficción alienígena es más prolífica que nunca, los casos de abducción se hayan reducido casi a la nada. Además, es cierto que en la literatura y el cine podemos encontrar muchos elementos descritos por los abducidos a partir de los años sesenta del siglo XX. Pero muchísimo antes de que existiesen el cine, las series o la literatura, esos mismos elementos ya estaban presentes en las tradiciones chamánicas de viaje al mundo de los espíritus, raptos de hadas, duendes o demonios, etc.


Los partidarios de la escuela ufológica más escéptica y racionalista van más allá. Al presuponer dolo en los testimonios de abducción, y de OVNIs en general. Sin embargo mi experiencia, y creo que podré documentarlo con los casos que rescato de mis cuadernos de campo, es que en general los testigos de cualquier experiencia OVNI no ganan nada al compartir sus relatos con los investigadores y divulgadores. Y somos estos quienes, en realidad, obtenemos un beneficio de sus relatos. Siendo –en muchas ocasiones- cómplices en la elaboración de los mismos. Cuando no auténticos creadores…

Crédulos o escépticos; encuestadores, compiladores o analistas; místicos o racionalistas… todos sacan –sacamos- partido de los testigos. Quizás ha llegado el momento de deconstruir y volver a analizar todo lo que nos han contado sobre el fenómeno abducción.

Secuestrados por los OVNIs

En 1992 el Dr. Fernando Jiménez del Oso, que me había pedido personalmente que me ocupase de la investigación de algunos casos de abducción especialmente sorprendentes, me propuso que escribiese un libro con mis conclusiones sobre el fenómeno para la colección Biblioteca Básica de Espacio y Tiempo. Y lo hice. Ese año publiqué mi segundo libro: “Secuestrados por los OVNIs”. Un estudio monográfico sobre un universo de cien casos de supuesta abducción en todo el mundo. El caso Fernando M. fue uno de ellos…

Los aficionados creen que los investigadores y divulgadores de fenómenos anómalos, como las abducciones, simplemente recogen sucesos objetivos para su estudio o publicación. En 1992 yo también lo creía. Pero con el paso de los años me di cuenta de que eso no siempre es así… De hecho casi nunca es así.

Con frecuencia nosotros tenemos un protagonismo en el desarrollo de cada caso, a veces incluso mayor que el del propio testigo. Interactuando, modelando o condicionando el relato inicial hasta fijar esa versión final que después quedará inmortalizada en la bibliografía especializada. Un factor que muy pocas veces hemos tenido en cuenta: el factor investigador.

Hoy pienso que ese factor, descuidado a la hora de valorar el fenómeno OVNI en general y las abducciones en particular, ha resultado determinante para nuestra percepción, valoración y enfoque sobre los testimonios de los abducidos. Y por eso hemos perdido tantos años, encajonando las abducciones en el contexto OVNI, limitados por nuestros propios prejuicios. Los ufólogos hicimos el fenómeno a nuestra imagen y semejanza.


Preguntarse quién está detrás del fenómeno OVNI, o de las abducciones, es una estupidez tan grande como preguntarse quien está detrás de los accidentes de tráfico. Cada caso es único. Y en el conjunto confluyen un sinfín de factores humanos, medioambientales, culturales, físicos, etc.: el estado de los neumáticos, la carretera, la meteorología, el conductor… Con las abducciones, y los OVNIs en general, ocurre lo mismo.

En este cuaderno de campo, por primera vez, además de la crónica de mis investigaciones sobre el terreno de cada caso, me he permitido transcribir algunas de las reflexiones, ideas y conclusiones que me sugirieron dichas investigaciones. Porque cuando eliminamos el ruido -el factor investigador- y cambia el enfoque para abordar el problema, todo comienza a tener sentido…

  

  ¡YA A LA VENTA!

P.V.P para España. Envío certificado,
con gastos de envío incluidos:
21,49 €

Compra segura por PAYPAL:


P.V.P para envíos internacionales. Certificado,
con gastos de envío incluidos: 34,99 €



Si prefieres comprar por medio de transferencia bancaria,
 envía un email con tu pedido a:
secretshopxxi@gmail.com



También a la venta en:

Inflação no país parece sentir o 'efeito Amazon'. -


El volumen de tiendas millonarias de eBay en Europa crece un 50% en tres  años


Cuáles sitios puedes vender tus ítems usados? España, Argentina y México |  Organizarte Magazine









INTRODUCCIÓN A ENCUENTROS CERCANOS DEL TIPO 4. (Part.I) CdC. Nº 6


Riiing, riiing… Suena el teléfono. Otra vez. En esta ocasión llaman del programa de Ana Rosa, o el de Susana Griso, o el de Iker Jiménez, o el de Toni Moreno… o cualquier otro.

-Buenas tardes Señor Carballal. Le llamo de televisión… Estamos buscando algún testimonio de alguien que haya sido víctima de una estafa esotérica… (o que haya pasado por una ECM, o que haya visto un OVNI, o que haya sufrido un poltergeist, etc., etc., etc.).

Yo respondo siempre lo mismo.

-Los casos más serios no tienen ningún interés en aparecer en televisión, no buscan fama ni publicidad, pero antes de facilitarles ningún contacto debo consultarlo.

El periodista insiste. Algunos insisten mucho…

-Nosotros somos un programa serio… Si me das su teléfono puedo convencerlo… Puede haber una gratificación económica. Y para ti también…

Este elemento del mundo del misterio es uno de los mayores tabús. A nadie le ha interesado jamás tratar este aspecto del contexto de las anomalías, fundamental para comprender como se construyen los mitos.

Desde el “Crónicas Marcianas” de Javier Sardá, al “Mississippi” de Pepe Navarro, pasando por las sagas Maussan, Jiménez, etc. Para todos los programas de masas, en todos los países del mundo, los testimonios humanos son la pieza angular sobre la que se construye el producto comercial que ofrecen a sus audiencias. Pero solo quienes estamos a pie de calle, sobre el terreno, encuestando cientos, miles de testimonios humanos, conocemos a los testigos y obviamente nos hemos ganado su respeto y confianza.

Por eso en la agenda de todo buen periodista generalista figuran los teléfonos de numerosos investigadores, a los que acuden cuando los responsables de sus programas les piden testimonios para tal o cual pieza radiofónica o televisiva. Especialmente en verano. Creo que todos hemos recibido un millón de veces este tipo de llamadas.

En ocasiones el testigo (no importa que sea de un caso OVNI, paranormal, una ECM, etc. ) acepta entrar en el juego. Y a veces resulta tan elocuente, fascinante, atractivo o buen comunicador, que su participación no se limita a un solo programa, sino que comienza una interminable gira por platos, estudios y cadenas, que normalmente después se proyecta a congresos internacionales, medios de otros países, ofertas editoriales, etc.

En algunos casos el testimonio incluso llega a convertirse en una película o serie de televisión. En esos grandes casos mediáticos, que quedan inmortalizados para la eternidad en las hemerotecas y bibliografía especializada, como “los grandes casos del misterio”, se mueve mucho dinero. A veces una cantidad indecente de dinero.

No me refiero solo a los emolumentos que pueda percibir (o no) el testigo, que suele ser quien se lleva la menor parte del pastel. Obviamente el “investigador”, que pasa a actuar como agente comercial, también se lleva una buena tajada. Aunque, obviamente, quienes realmente se benefician de ese mercado de testimonios, son los responsables de los programas, los organizadores de los congresos internacionales, las grandes editoriales, etc. Hablamos de millones de euros o dólares. Y las abducciones son el plato fuerte.

En mayo de 2016 la filtración de una filmación, obtenida con cámara oculta, en la que el mexicano Daniel Muñoz, -miembro del equipo de Jaime Maussan- habla sin tapujos sobre la rentabilidad comercial del famoso caso Jonnathan Reed- sacudió a la comunidad ufológica internacional. Es un ejemplo demoledor del factor investigador en su dimensión más obscena.(1)

Evidentemente que alguien gane dinero, fama o protagonismo, con su relato sobre una experiencia extraordinaria no garantiza que dicho relato sea un fraude, ni auténtico. Sin embargo es un aspecto que debería ser tenido en cuenta a la hora de valorar los elementos que se van añadiendo al caso con el paso de los años y que son detectados fácilmente al elaborar la cronología: Roswell, Bélmez, Gulf Breeze, Vallecas, Jonathan Reed, Castaneda, Amityville, Sixto Paz, Pascagoula, UMMO, Amaury Rivera…

Por supuesto, en un sistema capitalista y en toda sociedad de consumo, ganar dinero es lícito. Pero ¿qué parte de esos casos célebres es real (si alguna lo es) y cuando se convirtieron en un objeto comercial? ¿Cuál fue la responsabilidad de los investigadores y los divulgadores a la hora de convertirlos en objeto de consumo? ¿Podemos basar nuestras hipótesis, teorías o reflexiones sobre el mundo paranormal en casos que podrían estar contaminados por el móvil económico desde su origen?

Basta imaginar a alguien de un estrato social humilde, que tras asegurar haber vivido una experiencia extraordinaria comienza a hacerse famoso… Viaja a otros países, se aloja en buenos hoteles, se convierte en una celebridad en su barrio, ciudad o país, y comienza a recibir una justa (o no) cantidad de dinero, cada vez mayor, por compartir su experiencia (real o no). ¿Podría esa circunstancia condicionar su testimonio y enriquecerlo (u originarlo)?


La “actuación” de Sixto Paz, sometiéndose al polígrafo, en el programa de TV español “La máquina de la verdad”, es otro ejemplo demoledor. Síxto Paz fue el único invitado al célebre programa de Tele5 que exigió ver materialmente el dinero antes de acudir al plató.(2, 3).

Lo mismo podría decirse de periodistas mediocres (o no), creyentes o detractores de lo paranormal, que jamás destacaron en su profesión, pero que reafirmado un mito paranormal, o atacándolo irracionalmente, se convierten en celebridades. Escriben libros, viajan a congresos internacionales, o se ganan su propio programa de televisión… ¿Podría todo ello condicionar sus valoraciones? ¿Convertirse en el móvil de una estafa? O por el contrario, basta con hablar de temas paranormales para ser ajeno a toda tentación de corrupción, por mucho dinero que entre en la cuenta bancaria…

Mi experiencia sugiere que, en lo que yo denomino el “efecto D´arbó-Gámez-Alés”, la justificación progresiva del engaño basada en el supuesto de que “si todos mienten, ¿porque yo no?”, es uno de los mayores cánceres del estudio de las anomalías en general y de los ECM 4 en particular. Pero la comercial, no es la única dimensión de la casuística OVNI y paranormal que hemos desestimado en la ecuación. Hay más.

En 1972 el profesor Joseph Allen Hynek, estableció una clasificación de la casuística OVNI que fue utilizada durante décadas por la mayor parte de la comunidad ufológica internacional. Hynek llegó a una disciplina caótica y anárquica como la ufología, con unas referencias inmejorables.

Como astrónomo reputado -era profesor titular de física y astronomía en la Universidad Estatal de Ohio-, había sido asesor de la Fuerza Aérea de EEUU en tres de sus proyectos gubernamentales para intentar desmitificar el reciente fenómeno social de los platillos volantes: Sign (1947-1949), Grudge (1949-1952) y Blue Book (1952-1969). (4)

Sin embargo Hynek, que supuestamente fue reclutado por los militares por su escepticismo, terminó por convencerse de que tras el fenómeno existía un enigma científico real, convirtiéndose en uno de los referentes de la ufología internacional.


El 27 de noviembre de 1978, Hynek fue uno de los investigadores que participaron en la histórica sesión 36 (tema 126) convocada en la Asamblea General de las Naciones Unidas por el entonces Primer Ministro de Grenada, Sir Eric Gairy, con la pretensión de crear una comisión permanente de estudio OVNI en la ONU. (5)

Ese mismo año Hynek, que asesoró junto a su aventajado discípulo Jacques Vallée a Steven Spielberg en su famosa película “Close Encounters of the Third Kind”, aparecía por primera vez en las pantallas de cine de todo el mundo al hacer un cameo en la escena final de la película de Spielberg. El título del film de Spielberg, que en España se bautizó como “Encuentros en la tercera fase”, hace alusión precisamente a esa primera clasificación de la tipología de los incidentes OVNI propuesta por Hynek en 1972. (6).

A saber:

-Los encuentros lejanos: avistamientos producidos a más de 150 metros entre el fenómeno y el observador, clasificados como “discos diurnos”, “luces nocturnas”, “detecciones en radar”, etc. Los avistamientos producidos a menor distancia entre el observador y el fenómeno eran considerados por Hynek “encuentros cercanos”, en los que presuntamente existían menos posibilidades de confusión con fenómenos astronómicos, meteorológicos o físicos convencionales.

-Encuentros cercanos del tipo 1 (ECT1): avistamiento de “platillos” u objetos fusiformes, luces extrañas y objetos aéreos que por sus características y/o comportamiento no parecen identificables con aeronaves convencionales.

-Encuentros cercanos del tipo 2 (ECT2): aterrizajes o cuasi-aterrizajes de esos objetos que producen efectos físicos en el terreno (quemaduras, huellas, interferencias electro-magnéticas, interacción con los animales o testigos humanos, etc.).

-Encuentros cercanos del tipo 3 (ECT3): asociación del OVNI con entidades biológicas o humanoides, presuntos tripulantes de esos objetos. Hynek los denomina “seres animados” en su clasificación original.

Otros ufólogos, como Ted Bloecher o el mismo Jacques Valleé, propusieron posteriormente subtipos a la clasificación de Hynek ampliándola. Y así se definió el cuarto estado del contacto OVNI:

-Encuentros cercanos del tipo 4 (ECT4): El testigo penetra en el interior del OVNI voluntariamente o contra su voluntad (abducción, como sinónimo de rapto o secuestro).

No todos los ECT4 pueden considerarse raptos. En algunos casos el testigo afirma haber penetrado en el interior del objeto por su propia voluntad (he escogido uno de esos casos para este breve catálogo), sin embargo en la bibliografía especializada se ha dado prioridad a los relatos dramáticos y traumáticos, intuyo que por puro interés en presentar una imagen interesada del fenómeno.

En mi primer estudio sobre abducciones, y tras analizar un centenar de casos, solo en el 18% de los casos los abduccidos describían el comportamiento de los “extraterrestres” como agresivo. En la aplastante mayoría restante se referían a ellos como amistosos o indiferentes. Esto es un hecho.(7)

Y aunque esta realidad incuestionable hace que el término abducción sea tendencioso para referirse a todos los ECT4, ya está implantado en nuestro lenguaje. Por ello, una vez hecha esta matización, lo continuaré usando desde su perspectiva coloquial, a falta de un término mejor.

Continúa en la parte (II)...

Notas:

1
https://www.youtube.com/watch?v=BhGCOXI1Wqk&t=10s 

2
Puede verse en: https://www.youtube.com/watch?v=89V3rBKIpV8&t=43s

3
Gabriel Carrión lo relató así: http://elojocritico.info/sixto-paz-culo-roto-y-el-otro/ 

4
En enero de 2019, y en medio de una amarga polémica, el canal History Channel estreno la serie Proyect Blue Book, en la que toda la acción gira en torno a las aventuras del Dr. Hynek, interpretado por Aidan Gillen, y convertido en un héroe de acción al más puro estilo americano, más que en el escrupuloso científico de mente abierta que fue.

5
La comunicación íntegra leída por Hynek en la sede de la ONU puede consultarse en: http://www.ufoevidence.org/documents/doc757.htm

6
Hynek, J. Allen. “The UFO experience: A scientific inquirí”. Henry Regnery Company, 1972.

7
Carballal, Manuel. “Secuestrados por los OVNIs”. Espacio y Tiempo, 1992. Traducido al italiano en 1993, por Hobby & Work, como “Sequestrati dagli UFO”.


  

  ¡YA A LA VENTA!

P.V.P para España. Envío certificado,
con gastos de envío incluidos:
21,49 €

Compra segura por PAYPAL:


P.V.P para envíos internacionales. Certificado,
con gastos de envío incluidos: 34,99 €


Si prefieres comprar por medio de transferencia bancaria,
envía un email con tu pedido a:
secretshopxxi@gmail.com



También a la venta en:

Inflação no país parece sentir o 'efeito Amazon'. -


El volumen de tiendas millonarias de eBay en Europa crece un 50% en tres  años


Cuáles sitios puedes vender tus ítems usados? España, Argentina y México |  Organizarte Magazine







La Vida Secreta de Carlos Castaneda: Antropólogo, Brujo, Espía y Profeta.

La Vida Secreta de Carlos Castaneda: Antropólogo, Brujo, Espía y Profeta.
PARA MÁS INFORMACIÓN O COMPRAR EL LIBRO, PINCHA ARRIBA EN LA IMAGEN.

ACCEDE GRATUITAMENTE A LA REVISTA "EL OJO CRÍTICO" EDITADA POR MANUEL CARBALLAL

ACCEDE GRATUITAMENTE A LA REVISTA "EL OJO CRÍTICO" EDITADA POR MANUEL CARBALLAL
¡DESCARGA TU REVISTA EN PDF GRATIS!