miércoles, 17 de junio de 2020

MANUEL CARBALLAL PRESENTA SU CUADERNO DE CAMPO Nº 5 (II PARTE)



(Imagen cortesía de Ángel Gabriel Ayuso)

Segunda parte de la presentación de “Traficantes de ilusiones”, el Cuaderno de Campo nº 5 de Manuel Carballal en La Rosa de los Vientos.

- La Rosa de los Vientos: Fue un gurú, una persona que tuvo mucha relevancia en su momento, un curandero de Campañillas en Málaga.

- Manuel Carballal: Sí, este es otro caso que a mí me traumatizó, porque  fueron muchos meses de trabajo, la verdad. De repente aparecen en varias revistas especializadas, varios artículos simultáneos sobre algo de lo que en España no tenemos mucha tradición: un cirujano psíquico. El fenómeno de los cirujanos psíquicos sobretodo está circunscrito a Filipinas, a Brasil, México… pero en España no tenemos esa tradición y este tipo consiguió conmocionar a muchos compañeros del mundo del misterio porque sus operaciones eran absolutamente espectaculares.



- R.V: ¿Se veía sangre, vísceras y esas cosas?

- M.C: Mucha sangre. Sangre, vísceras… de todo. Yo viajé a Málaga en un primer viaje, os lo prometo de verdad, con ganas de creerme la historia, casi con necesidad de creérmela. Porque este personaje, que era un hombre pequeño, muy campesino, del pueblo, un jornalero que aparentemente no tenía mucha cultura, tenía también una labia y un carisma embriagador. Me pasé muchas tardes charlando con él. Yéndome  a comer con él, a cenar, y demostraba unos conocimientos bíblicos sorprendentes. Porque él decía tener una espacie de ángel de la guarda, un tal Jonathan, que era como una especie de guía. Igual que otros grandes cirujanos psíquicos como Pachita o como Zé Arigó, decían que tenían un espíritu que era el que dirigía su mano en las operaciones, pues él tenía a Jonathan. Y su consulta, que estaba en esa barriada malagueña de campanillas, era muy curiosa porque había una habitación  que era un quirófano, donde él hacía las operaciones pero rodeado por una barrera de sal, que en teoría  tenía que proteger  a las personas de las energías que allí se liberaban. En las sala de espera había unos carteles en los que ponía que las personas que entrasen en el quirófano con el enfermo que iba a operar Andrés, lo hacían bajo su responsabilidad, que Andrés no podía garantizar su seguridad. Con lo cual os podéis imaginar, la mayoría de la gente decía: “bueno yo te espero aquí. Tu entra al quirófano y yo te espero aquí”. Pero cuando algún temerario, como era mi caso, quería entrar a ver las operaciones, no podíamos acercarnos a más de dos metros por esa barrera de sal que en teoría era el límite de la seguridad personal. Esta escena además, recuerdo que se la conté un día en una grabación a Rodrigo Cortés y él lo incluyó en la película Luces Rojas. La escena en la que Robert de Niro hace las operaciones de cirugía psíquica están inspiradas en el caso de Andrés Ballesteros, que, además tenía todos los estigmas de la pasión.


- R.V: ¡Ah, también!

- M.C: Sí, sí, el tenía todos, completos, tenía la lanzada, tenía los estigmas en las manos y en las muñecas de las sogas, en los píes, la corona de espinas y una cruz muy grande en el pecho, muy llamativa. Ríete tú del papa Clemente del Palmar de Troya.

- R.V.: Pero los casos que le llegaban Manuel eran casos de estos... porque claro cuando la gente se aferra a este tipo de personas es porque ya ha estado haciendo una peregrinación a diferentes médicos y están realmente que se agarran a un clavo ardiendo. Entonces ¿los casos que le llegaban eran casos leves o casos importantes de enfermedades graves?



- M.C: Sí. Casos de cáncer, casos tan terminales que a raíz de esos artículos su fama empezó a extenderse como un reguero de pólvora por todo el país y lo que en principio eran clientes malagueños o andaluces comenzaron a convertirse en clientes que viajaban desde toda España y desde fuera de España para ser atendidos por Andrés. Y personas de un muy alto nivel adquisitivo. Yo me pasé muchos meses en Campañillas, allí, incrustado, intentando investigar el caso y fui testigo… Recuerdo perfectamente, justo después de los atentados del 11 de Septiembre, que estaba en la otra casa (porque Andrés tenía dos casas), en la casa del campo, que sonó su teléfono y yo escuché una conversación de Andrés con una conocida presentadora de televisión que además era la hija de uno de los mayores magnates de los medios de comunicación de España que estaba siendo tratado por Andrés. Y esta presentadora le llamaba angustiada pidiendo su consejo para saber si aquello era el fin del mundo, si había empezado ya la tercera guerra mundial.  Con lo cual, te quiero decir que me consta. De hecho un día, esto ya no lo puedo asegurar, pero un día me enseñó una foto de los reyes de España autografiada, dedicada, que bueno, se puede conseguir de muchas formas pero él me aseguraba que había estado en varias ocasiones en la Moncloa porque a la Reina Sofía le interesaban mucho estos temas y que le habían puesto un avión y demás. Esto no me consta pero lo otro, lo de la presentadora, si soy testigo. Bueno resumiendo mucho…


- R.V: Y yo, no me hace falta tener la prueba pero creo que la Casa Real no le puso un avión, eh.

- M.C: Probablemente no, probablemente no, sin embargo tú sabes como yo que la Reina Sofía organizaba unas reuniones…

- R.V: Ah claro, eso es otra cosa, evidentemente. Tener un interés, pedir una información, se pueden contar cosas, pero otra muy diferente es tener tal grado de aceptación como para ponerle un avión, hasta ese punto no.

- R.V: Claro, pero si es cierto lo que comentáis, con Fernando Jiménez del Oso, con J.J. Benítez con Ramiro Calle, o sea que es una mujer que se interesa por estos temas aunque no haya sido una cosa muy constante ni pendiente pero que sí, ella es una mujer, pues eso, curiosa…

- M.C: Claro y con mucho interés en estos temas. Lo hemos comentado ya en alguna ocasión. Desde niña. Y sobre todo por el mundo del chamanismo que descubrió en alguno de los viajes oficiales a Perú y a México, precisamente acompañada por J.J. Benitez en su día. Pero bueno, independientemente de eso, sí me consta que había un gran flujo de clientes de un alto poder adquisitivo: empresarios, políticos, deportistas… Y todos estaban convencidos de que aquello era real.  Todos lo queríamos creer, porque cuando hablabas con Andrés y sobre todo alguien como yo que viene del mundo de la teología, y veías que el tío empezaba a citarte párrafos de la Biblia y a hilar historias de los Evangelios, decías, joder  ¿de dónde saca estos conocimientos? Si es un humilde jornalero sin prácticamente estudios. Bueno, el caso es que, claro toda investigación requiere que en un momento determinado te pongas serio. Porque yo quería participar en las operaciones, quería verlas de cerca, no a dos metros de distancia. Y además el momento en el que se abría el cuerpo, salvo en las operaciones leves que se hacían en el vientre y demás (te hacía salir). Él te enseñaba unos vídeos de operaciones de testículos, de operaciones de cerebro, de operaciones de columna, muy espectaculares pero en los que la grabación estaba cortada, lo cual es sospechoso, ¿no? Porque si tu quieres tener una prueba de que lo que haces es cierto, no tiene sentido que te pongas a grabar cuando el paciente se pone en la camilla, cortes la grabación y vuelvas a grabar cuando el cuerpo ya está abierto y solo ves sangre. Vuelves a cortar la grabación y vuelves a grabar cuando el paciente ya sale de la consulta.

- R.V: Claro, pero independientemente de eso se supone que la persona que luego le hace la operación la veía recuperada, con algún informe en el que pusiera que esta persona tenía una enfermedad y después pasado x tiempo ya se ha curado. ¿Te enseñó algún caso así?

- M.C: Esa fue la siguiente fase de la investigación. Queríamos constatar, para demostrar que el caso era cierto, que las curaciones se producían y que lo podíamos demostrar con informes médicos.

- R.V.: Pero no pudiste.

- M.C: No, no pude porque intentamos ponerle una pequeña trampilla para ver si realmente sus diagnósticos y sus curaciones eran reales. ,Así que, digamos que le llevamos a una serie de enfermos que supuestamente tenían un problema que no tenían. Y él asentía y los operaba de ese problema que no tenían. Claro tú dices: “no vaya a ser que le hemos dicho que este tipo tiene un cáncer, que realmente lo tuviese y no se lo hubieran diagnosticado y no lo supiese”. Pero fuimos rizando el rizo hasta límites realmente rocambolescos y llegar a llevarle a un chico vestido de mujer para que le operase de los ovarios y que le operase de los ovarios. Y aquí ya no. Esto ya no. Entonces es cuando decidimos tomar unas muestras a hurtadillas, cuando el tiraba las muestras de las operaciones, las vísceras, los algodones… yo me llevé una muestra, la mandamos a analizar y cuando llegan los análisis… eran de origen animal, eran higadillos de pollo y cosas así.

- R.V: Hasta que finalmente este personaje fue, vamos a escuchar la información, fue detenido.

- (Grabación Informativos TVE)

“Nos vamos a Málaga donde han detenido a un curandero que según la policía fingía extraer órganos enfermos a los pacientes y después, una vez supuestamente curados, también supuestamente se los reimplantaba. Según los investigadores, lo que mostraba a los pacientes no eran sus órganos enfermos sino vísceras de animales. La detención se produjo además cuando se encontraba en plena faena. Lo cuenta Paula Pérez:

“Primero abre la herida con un bisturí, sin dolor, sin provocar grandes hemorragias. Después con sus propias manos extrae el tumor. Todos los presentes pueden verlo entre sus manos. Es el milagroso método de Andrés Ballesteros, el curandero del malagueño barrio de Campanillas, pero lo que la policía ha descubierto…”

- R.V: Es un personaje, un gurú curandero detenido. Manuel Carballal ¿Qué podemos decir de este personaje de última hora?

- M.C: Yo estaba el día de la detención, el día que conseguimos que varios pacientes interpusiesen denuncias, lo que pasa es que le tenían mucho miedo porque Andrés no solo era un curandero, Andrés se había convertido en un Mesías, en un profeta. De hecho descubrimos que Andrés durante 15 años había pertenecido a los Testigos de Jehová, se dedicaba a vender la Atalaya y el Despertar, las revistas de los Testigos de Jehová por las calles de Málaga. Y de ahí le venían esos conocimientos teológicos y exegéticos de los que hacía gala y que no le salvaron de terminar en un calabozo por varias denuncias de familias de personas que incluso habían fallecido al abandonar un tratamiento médico convencional porque creían que Andrés ya les había extirpado el cáncer.

- R.V: Y otro caso que vamos a tratar, que nos vas a contar y que tiene que ver con un supuesto caso perfecto que tiene que ver con el fenómeno OVNI.

- M.C: Si, en este caso nos vamos al tema OVNI. Es otro caso fantástico. Fueron dos años de investigación en los que aprendí muchísimo, por lo que os decía antes, que tienes que desarrollar cada investigación... El caso se inicia aparentemente como un caso de transcomunicación instrumental. Este es un ejecutivo de una conocida aseguradora española al que yo había conocido porque durante muchos años el había sido devoto de Sai Baba. Yo estaba investigando en ese momento el tema del gurú indio Bhagawan Sai Baba y era un testimonio más de los que había recogido. Unos nueve meses después de que nos hubiésemos conocido -no teníamos más trato, simplemente yo le había conocido por esa relación con Sai Baba-, se pone en contacto conmigo porque me cuenta que acababa de separarse de su mujer, que se ha ido a un piso de soltero. Y que por la noche se le encendía la televisión y escuchaba voces que se manifestaban a través de ella. Yo inicialmente pensé que se trataba de un caso de hipnogogia o hipnopompia, o sea que él había tenido una especie de alucinación pre o post onírica y que eso no había ocurrido realmente. Entonces intenté tranquilizarlo y le dije: “Hombre pues si eso vuelve a ocurrir, grábalo. Si excepcionalmente se oyen voces de tu televisión, grábalo.” Y oh, sorpresa, unos días después vuelve a llamarme y me dice que ha vuelto a reproducirse el fenómeno y me trae las grabaciones…Y en las grabaciones se escucha perfectamente el diálogo entre Ismael, entre este ejecutivo y una segunda voz de un tono metálico, con una cadencia más pausada, que en teoría salía de su televisor. Claro, a partir de aquí, ya no hay posibilidad para una explicación psicológica. Esas voces existen: o estamos ante un fraude o estamos ante un hecho real.

- R.V: Un supuesto hecho real, perdona Manuel, que dio hasta un testimonio (lo vamos a escuchar) de una abducción:

-Grabación:

“Cuando venía para acá, a altas horas de la madrugada, veo la consabida lucecita, que yo le llamo la consabida lucecita, pero el comportamiento es curioso, no viene tras de mí, pasa por el horizonte solo. Yo completamente garro, miro la hora, no sé qué lapso pasó,  creo que no llegaría a 15 minutos y vuelve a pasarse la luz…”

- R.V: Otra de las cosas que consiguió este personaje, Ismael, este contactado, es una grabación de supuestamente el motor de un OVNI:

-Grabación:

“Son las 3.40 de la madrugada. Me dirijo de Lugo hacía la Coruña, vengo de Valladolid y a lo lejos veo la consabida lucecita que me suele hacer compañía, a veces, durante los viajes (...). De nuevo me cruzo en la carretera con la luz. Las 4 menos 4 minutos de la madrugada. Nuevamente pasa por delante y se aleja (…) ¡Son las 4 y tres minutos y ahora está arriba del todo, arriba del coche! ¡Arriba del coche a unos 5 metros…!”

- R.V: Pero Manuel ¿Qué tienen estos personajes? ¿Qué buscan? ¿Dinero? Tampoco consiguen mucho… A este lo conocí yo, tenía bastante dinero. No lo hace por dinero ¿lo hace por ego? ¿por qué lo hace? ¿O por qué le falla un tornillo…?

- M.C: Cada caso es diferente. En el caso de Andrés Ballesteros, aunque amasó una gran fortuna, yo estoy convencido de que él lo que siempre quiso es convertirse en profeta. Convertirse en el Jesucristo que él siempre había admirado. Y lo consiguió. En el caso de Ismael, el tenía un plan muy bien desarrollado para convertirse en Sixto Paz, en un contactado profesional. Quería profesionalizarse en el mundo de contactismo. Viajar por todo el mundo, dar conferencias, ser un personaje conocido…

- R.V: Ego en cierto modo.

- M.C: Si, el ego es un factor determinante.

- R.V: Y bueno, contactó contigo para que hicieras de portavoz de lo que le ocurría…

- M.C: Claro, para que yo fuese su Juan el Bautista. Para que yo fuese quién avalase su historia y “lo presentase en sociedad”. En este caso, además, es la primera vez en mi vida que  yo utilicé la filología en una investigación, por qué le pasamos la grabación en la que se oían las dos voces a un amigo filólogo para que hiciese un estudio del castellano que hablaban esos supuestos extraterrestres. En un desplazamiento a Madrid puse al pobre José Juan Montejo y a Clara Tahoces a hacerle un seguimiento para ver con quién se reunía, bueno es una larga historia… Es uno de los capítulos que en el libro está mucho más desarrollado, porque fueron dos años de trabajo. Pero este tipo de casos te obligan, como ya he dicho, a desarrollar en ingenio y a buscar nuevas herramientas para poder comprobar si la historia es real o como en este caso es un fraude.

- R.V: Este es otro fraude conocido y destapado y lo hemos conocido aquí. Manuel Carballal, alias “Juan el Bautista” no?

- M.C: Sí, esa era la idea, esa era la idea.

- R.V: El Cuaderno de Campo, el quinto Cuaderno de Campo que ha publicado Manuel Carballal: “Traficantes de Ilusiones”. Manuel Carballal, muchas gracias y seguimos contando verdades… ¿vale?

- R.V: Y te seguiremos la pista en este, porque además los oyentes, como hemos dicho, pueden ver los casos mucho más desarrollados de lo que has podido contar.

- M.C: Muchísimas gracias.


TRAFICANTES DE ILUSIONES: MANUEL CARBALLAL EN LA ROSA DE LOS VIENTOS


(Imagen cortesía de Ángel Gabriel Ayuso)

-  Rosa de los Vientos: Los gurús: Manuel Carballal, verdad y mentira de una serie de personajes. Pero antes de nada, acabas de sacar y publicar un libro, vamos a comentarlo. Se titula Traficantes de Ilusiones, pues son eso ¿no?, los gurús…

martes, 9 de junio de 2020

TRAFICANTES DE ILUSIONES: INTRODUCCIÓN AL CUADERNO DE CAMPO Nº 5 DE MANUEL CARBALLAL



En 2017 la siniestra palabra posverdad fue incorporada al diccionario de la Real Academia Española (RAE).

Según la RAE se entiende por posverdad la “distorsión deliberada de una realidad, que manipula creencias y emociones con el fin de influir en la opinión pública y en actitudes sociales”.

TRAFICANTES DE ILUSIONES: ÍNDICE DEL CUADERNO DE CAMPO Nº 5



INDICE



Cuando misterio se escribe con M de mentira


CASO 01:

Saulo Sabá: el policía que conoció a Jesús de Nazaret. 
El guardia civil que no era de este mundo. 
El híbrido. 
Contacto previa cita en el Popocatepetl.
2018: La reinvestigación. 

CASO 02: 

El hombre milagro.
Primera etapa: la búsqueda. 
Segunda etapa: el distanciamiento. 
Tercera etapa: la investigación. 
Los argumentos de los creyentes. 
Cuarta etapa: las evidencias. 
El desenlace… televisado.


CASO 03: 

El mentalista mentiroso.
Una llamada de Más Allá. 
El psíquico más importante del mundo. 
El “sanador de los ojos azules” que viste y calza. 
El poder del mentalista a prueba. 
El fin de Schiariti en España. 

Caso 04: 

El caso (im)perfecto.

PARTE I: el testigo. 

Cronología de un contacto. 
De la TCI al contacto OVNI. 
La primera abducción grabada de la historia. 
El mensaje de otro mundo. 
El investigador presencia un Poltergeist. 

PARTE II: la investigación.

Investigación sobre el terreno. 
Los análisis científicos.  
¿Un viaje de negocios en OVNI? 
Objetivo: de profesión contactado. 
La cagada de Cuadernos de Ufología. 

Caso 05: 

El mayor traficante de ilusiones de la historia.

A.C./D.C. 
Altamente contagioso. 
De Hollywood a Netflix.
En Europa… también. 
Castaneda en el siglo XXI. 
 ¿Quién era realmente Castaneda? 
La vida secreta de Carlos Castaneda. 

La conspiración del silencio 
(periodismo del misterio y posverdad).



YA A LA VENTA:

Puedes adquirir Traficantes de Ilusiones en:

etc.

COMPRAR AHORA por Paypal (Envío certificado a España incluido)
 


martes, 5 de mayo de 2020

LA MEDICINA TRADICIONAL AFRICANA



"Quien se considere un escéptico hará bien en dudar,
en ocasiones, de su propio escepticismo".


Proverbio Latino

Pocas facetas del conocimiento han merecido tanto desprecio por parte de la cultura occidental como la magia. Y pocas disciplinas tienen tanto que enseñar a nuestra ciencia. Desde la historia del alquimista Hennig Brandt, que descubrió el fósforo mientras intentaba buscaba la piedra filosofal, a las multinacionales farmacológicas, que utilizan a los viejos chamanes de la Amazonia para descubrir nuevos elementos de uso médico, el mundo de las anomalías ha hecho numerosas aportaciones a la ciencia positiva. Con la pedante autosuficiencia que caracteriza al hombre blanco, vemos con despectiva condescendencia las prácticas mágicas y rituales que todavía conservan brujos, chamanes y curanderos primitivos en algunos países "subdesarrollados". 


Como supercherías y absurdas supersticiones catalogamos esas pintorescas creencias compartidas por chamanes rusos, médicos tradicionales africanos, santos brasileños, brujos europeos o santones hindúes. Sin embargo, tras algunas de esas creencias, se esconden fascinantes conocimientos químicos y auténticos prodigios médicos. 

Como siempre, resulta recomendable una cura de humildad y una dosis de audaz curiosidad para introducirse por los oscuros derroteros de la magia y la brujería en busca de esos conocimientos útiles para la ciencia. Pues lo cierto es que podemos encontrar esos conocimientos. 

Filtrando con prudencia los mitos, supersticiones y creencias paganas que adornan toda forma de brujería, podemos encontrar en algunas de estas tradiciones elementos muy enriquecedores para nuestra medicina, farmacopea, biología, químia etc. De hecho, algunos antropólogos, etnobiólogos y químicos que se han sumergido en las tradiciones primitivas han encontrado fórmulas y prácticas extraordinariamente útiles que habían permanecido durante siglos mimetizadas entre ritos mágicos, cultos sincréticos o creencias esotéricas.

Sin lugar a dudas, uno de los mejores ejemplos de la utilidad científica de la investigación en brujería, lo podemos encontrar en la medicina tradicional africana. Un conjunto de prácticas y credos en los que el folclore más pintoresco encierra un desconcertante conocimiento de la farmacopea natural. 

La farmacopea de la selva 

"Cuando yo era niño, mi zona natal fue invadida por una plaga de langosta. Un anciano, vecino nuestro, quemó una "medicina" en su campo para alejarla. Al cabo de unas horas, las langostas habían arrasado todas las cosechas, hierba y árboles de la zona, dejando a todo el mundo con la aterradora perspectiva de una próxima época de hambre. Con mis propios ojos vi que, a pesar de que todas las cosechas limítrofes estaban devastadas, la cosecha de mi anciano vecino había permanecido intacta. Había oído hablar antes de los increíbles poderes de las "medicinas tradicionales", pero era la primera vez que las constataba personalmente...". 


Quien esto nos cuenta es un observador excepcional del folclore, tradición y filosofía africanas, el Dr. John Mbiti. Nacido en Kenia en 1931, Mbiti tuyo la posibilidad de cursar estudios universitarios en Uganda, Estados Unidos y Gran Bretaña, donde se doctoró en Filosofía. Pese a ello jamás perdió el contacto directo con su pueblo, al que viajaba cada año. Esta equilibrada mezcla de tradición y fomación indígena y occidental hace del Dr. Mbiti una de las opiniones más objetivas y cualificadas sobre la medicina tradicional africana. Sus obras, Concept of God in Africa (1970), The prayers of Africa (1975), o African religions and Philosophy, entre otras, son valiosas herramientas para comprender el complejo mundo tradicional africano. 

Resulta especialmente interesante el testimonio de un doctor en filosofía, profesor universitario y de marcada formación occidental, que confirma tantos relatos espectaculares sobre los prodigiosos poderes de la "medicina tradicional". Este concepto de "medicina tradicional" "no se limita al tratamiento de las dolencias físicas del organismo humano, ya que en la particular religiosidad y filosofía tradicional africana, el hombre forma parte de un complejo entramado ontológico en estrecha relación con Dios, los espíritus, los antepasados, los animales y plantas y los objetos y fenómenos sin vida... Por esta razón, en los tratamientos para combatir el mal en cualquiera de sus manifestaciones, la "medicina tradicional" africana utiliza en sus diagnósticos, terapias y remedios, herramientas tan diversas y dispares como trances, ungüentos animales, plantas medicinales, espiritismo, mancias, piedras mágicas, danzas rituales, etc.

En sus estudios, el Dr. Mbiti refleja claramente que las diferenciaciones entre los "especialistas" hechas habitualmente por los antropólogos, a saber: brujos, curanderos, hacedores de lluvia, reyes y sacerdotes, normalmente no existen. Con frecuencia, un mismo personaje realiza varias de esas actividades, ocupando, lógicamente, un importantísimo papel social en la tribu o aldea. Resulta fácil comprender ese pluriempleo de los médicos tradicionales africanos, conociendo la estructura de su sistema de creencias. Creencias en las que resulta incomprensible asumir conceptos como virus, tumor, célula, etc.

Cuando un niño enferma de malaria, sus padres no pueden aceptar sencillamente que la picadura de un mosquito originó ese mal. Si el mosquito picó a su hijo y no a otro niño, es por alguna razón, y esa razón aparece siempre ligada a la actividad de un espíritu o a un acto de hechicería.

En la mayoría de las tres mil tribus existentes en África, el concepto del tiempo, crucial en la filosofía africana, no transcurre del presente al futuro sino del presente hacia el pasado. El hombre, tras su muerte evoluciona como "muerto viviente" en el Sasa -o pasado inmediato-. Mientras su nombre sea recordado por algún ser vivo -familia o amigos—, esa persona continúa viviendo en el Sasa como un muerto viviente, y como tal puede manifestarse a sus seres queridos u odiados para ayudar o perjudicar. Al cabo de los años, y a medida que mueren los seres que lo conocieron, ese hombre —su recuerdo— va diluyéndose en el Sasa hasta desaparecer en el Zamani —pasado remoto—, momento en que muere definitivamente. En el Zamani es donde perviven tanto Dios como los héroes nacionales y los antepasados.

Esos espíritus pueden ser causas de la enfermedad. Alguien que murió con rencor o asesinado, o alguien que no fue debidamente enterrado, puede volver del Sasa para vengarse, habitualmente en forma de enfermedades, o también a través de todo tipo de desgracias, como la plaga de la langosta; de ahí la utilización de la "medicina tradicional" en este tipo de desventuras.

Los médicos tradicionales, hombres de la medicina o wanganga —como se les denomina en suahili y en muchas otras lenguas bantúes—pueden llegar a su profesión de las formas más dispares. Unos sienten su vocación a edades tempranas; otros en su juventud, madurez o incluso en la ancianidad. En muchas ocasiones, el cargo de "médico tradicional" se transmite hereditariamente. Otros creen haber sido llamados a este trabajo por los espíritus o por los muertos vivientes, y otros son entregados a este oficio aún siendo niños por sus padres. En estos casos, los niños ingresan sin necesidad de su consentimiento en escuelas tradicionales, donde bajo rígidos adiestramientos accederán a todos los secretos de la medicina tradicional.

Entre los Azande de Sudán, por ejemplo, la preparación de un futuro wanganga comienza a los cinco años con un ritual de iniciación. Tras pasar un examen meticuloso, desarrollado por el que será su maestro, en el cual el aspirante habrá de demostrar que sus intenciones son rectas y honestas, el joven ingerirá una pócima que "fortalecerá su espíritu". Seguidamente, se le conducirá a la fuente de un arroyo, donde comenzará su aprendizaje de hierbas, árboles y arbustos con los que en el futuro confeccionará las medicinas. Muchos de estos curanderos son célibes y siguen una estricta moral. En esto se diferencian de los brujos, que carecen de ética y buscan hacer el mal.

Llegado el día, el aspirante es iniciado públicamente para que toda la tribu pueda reconocerle como investido del don de la medicina. A partir de ese momento, el nuevo wanganga podrá inscribirse en las asociaciones o corporaciones que agrupan a los curanderos azandes. Desde ese momento, el médico tradicional se ocupará de las actividades más variopintas, que irán desde el ritual de "golpear la tumba" —una especie de medicina post-mortem que pretende despertar al muerto para que acuda a la casa del brujo que originó la enfermedad que lo mató y así vengarse para sanar su espíritu— hasta proveer de perchas o clavijas medicinales a una nueva casa —un remedio preventivo para alejar la enfermedad de ese hogar—, pasando por la elaboración de todo tipo de amuletos y fetiches, como máscaras o figuras, que protegerán al propietario de embrujamientos o del llamado mal de ojo. Estos ejemplos me parecen suficientemente gráficos para expresar el amplio concepto que de enfermedad se mantiene en África.



domingo, 26 de abril de 2020

LOS PRIMEROS FRESCOS DEL CRISTIANISMO EN BAGAWAT


El 6 de noviembre de 2003, en un solemne acto, Juan Pablo II entregó el Premio de las Academias Pontificias, dotado con 20.000 euros, y considerado el “Novel” humanístico de la Santa Sede, a Giuseppina Cipriano. Autora de una impecable tesis doctoral sobre «Los Mausoleos del Éxodo y de la Paz en la necrópolis de El-Bagawat. Reflexiones sobre los orígenes del cristianismo en Egipto».



No hace falta ser un experto para valorar el indudable interés histórico, arqueológico y teológico de los frescos, que podemos ver en Bagawat. Escenas del Nuevo y del Antiguo Testamento, plasmadas por los primeros cristianos llegados a Egipto, en las que podemos contemplar el Arca de Noe, el sacrificio de Isaac, Daniel en la guarida de los leones, Adán el día después de la expulsión del Paraíso y un largo etcétera. 

No es de extrañar que el Papa afirmase, en la solemne entrega de la medalla de oro a la Dra. Cipriano: que sus trabajos “subrayan el valor del patrimonio arqueológico, litúrgico e histórico, del que es tan deudora la cultura cristiana y del que puede seguir encontrando elementos de auténtico humanismo”.

En las 263 tumbas-mausoleos diseminadas por la necrópolis de Bagawat encontramos una auténtica historia del cristianismo primitivo, ilustrada en un gigantesco cómic, donde los primeros cristianos del país de los faraones plasmaron su memoria, aun reciente, de la historia de la Iglesia, que llegó a aquel remoto rincón de Egipto a finales del siglo III y principios del IV.

Son tumbas coptas, cuyas cúpulas llenas de frescos, se están deteriorando rápidamente. Por eso es aconsejable no utilizar flash a la hora de fotografiarlos. 

¿Lo sabías? 

Lo que ahora es el desierto del Sahara en otro tiempo fue un vergel cubierto por ríos y mares. Por eso encontramos fósiles de animales marinos y pinturas rupestres de nadadores.









jueves, 26 de marzo de 2020

EL CASO DE LA BANDA DE LA SANTERA



El caso de la banda de la Santera saltó a la luz en 2007, un año antes al estallido de la crisis económica, prolífico en estafas y timos esotéricos. 


En febrero, por ejemplo, la Ertzaintza detuvo en Vitoria al «poderoso brujo africano» I. K., de treinta y siete años, que había estafado 31.000 euros a una vecina de San Sebastián, tras someterla a una larga y costosa serie de rituales mágicos, llegando a cobrarle trescientos euros por cada uno. Solo unos meses antes la misma Policía Autonómica de Euskadi había detenido a A. D., de veintiún años, denunciado por haber estafado cinco mil euros a uno de sus clientes, a través del timo de la «limpieza del dinero», una de las formas de estafa que más se ha incrementado en España. 


En junio, agentes del Cuerpo Nacional de Policía detienen en Guadarrama (Madrid) al curandero Jorge Washington C. H., ciudadano ecuatoriano de cincuenta y un años, sobre el que ya pesaba una orden de busca y captura tramitada en Estados Unidos, donde el curandero había ejercido también como sacerdote y fue acusado de abusos sexuales a menores. La detención se produjo en las inmediaciones del Complejo Cultural Residencial de Guadarrama, durante un retiro de «sanación interior». 

En octubre, y mientras el cerco policial se cernía sobre la banda de la Santera en Mallorca, la Policía Judicial extremeña recibía varias denuncias contra la vidente Clara, una ciudadana brasileña recién afincada en Mérida, tras abrir una consulta como vidente. Según el comisario Luis Ochagavia, la vidente había sido acusada de apropiarse de grandes sumas de dinero en efectivo, joyas y objetos de valor de sus clientes. 

Aunque el caso que ese año eclipsó mediáticamente a todos los demás fue la detención de la «vidente de los famosos», Cristina Blanco. Conocida por sus intervenciones en televisión y por contar entre sus clientes con afamados cantantes, actores y políticos, era condenada a dieciséis meses de cárcel por el Juzgado de lo Penal número 2 de Marbella, por el hurto de dinero, tarjetas de crédito y otros objetos de valor a sus clientes. Manuela Blanco, nombre real de la famosa vidente, era administradora única de la sociedad Micrista S. L., en la que también figura como apoderado su marido Miguel Ángel Muñoz Martínez. Empresa dedicada al estudio del esoterismo, la videncia, la astrología y el arte de la quiromancia, que gestionaba los ingresos de la vidente y que le permitió adquirir una casa valorada en 138 millones de las antiguas pesetas en la elitista urbanización madrileña de Fuente del Fresno, y que este año tuvo que cambiar por los calabozos de Marbella.

Pero la sofisticación, crueldad y elaboración de las estafas de la banda de la Santera hacen palidecer a todos los demás estafadores esotéricos de ese año.

La Policía de Santander, Zaragoza, A Coruña y Córdoba, ciudades por donde habían dejado un reguero de víctimas, les seguía la pista desde hacía años, pero fueron agentes del Grupo de Delitos Económicos de la Policía Nacional de Palma de Mallorca los que en octubre de 2007 establecieron un operativo de vigilancia en torno al nuevo domicilio de la banda. Los agentes esperaron el tiempo que fue necesario hasta confirmar que, según las informaciones que llegaban de varias comisarías de la Península, el clan de los Santeros, todos ellos brasileños, se había reunido al completo con Dora N., alias Esmeralda, y entonces procedieron a la redada de todo el grupo. El saldo, siete detenidos, más tres menores, uno de ellos también sospechoso de haber colaborado en las estafas. 

Durante la inspección ocular del domicilio donde fueron detenidos los integrantes del clan de los Santeros, se incautaron setenta mil euros, presuntamente fruto de las tres últimas estafas que habían cometido en la capital balear. Según los denunciantes mallorquines, a uno le habían cobrado cuarenta mil euros por un complejo ritual contra el supuesto «mal de ojo» que lo atormentaba; a otra de las víctimas, veinte mil, y diez mil a una tercera. Además, el registro domiciliario descubrió un amplio muestrario de fetiches mágicos e imágenes de santos que utilizaban en sus rituales. También se encontraron gran cantidad de joyas y objetos de valor, empeñados por algunos de los clientes estafados para hacer frente a las costosas facturas requeridas por los videntes para abonar los rituales mágicos que deberían solucionar todos los problemas de los consultantes.


No era la primera vez que los agentes del Grupo de Delitos Económicos se enfrentaba a un caso de este tipo. En octubre de 1991, según consta en mi archivo, la misma Policía de Palma de Mallorca ponía a disposición judicial a cuatro videntes brasileños que habían timado más de once millones de pesetas a varios clientes. Los cuatro brujos, que utilizaban indistintamente los nombres de Madoca, Sara, Teresa, Marisa, Debora y Donarosa, mantenían consulta de astrología, tarot, espiritismo, etc., en Mahón, Manacor, Can Picafort y Palma. 

Los detenidos fueron conducidos inmediatamente a los juzgados de Vía Alemania, en Palma de Mallorca, mientras que los niños fueron puestos bajo la jurisdicción del Servicio de Protección de Menores. 

Concluía así el último caso de «estafadores en serie» que ha dejado un amplio rastro de víctimas en casi media docena de ciudades españolas, pero lejos de los conocidos precedentes de falsos videntes que engañan a sus clientes, este caso nos permite comprender la evolución de los fraudes paranormales que se está detectando policialmente en España, y en el resto de Europa, en los últimos cinco años. 


sábado, 21 de marzo de 2020

EL OJO CRÍTICO: 6 OPINIONES



Juan Antonio Cebrián
Director de La Rosa de los Vientos
http://www.asociacionjuanantoniocebrian.com/


Les confieso queridos amigos que siempre mantuve ciertas sospechas sobre el inefable editor de El Ojo Crítico, de quien llegué a pensar que era un espécimen único en su género. Dinámico, intuitivo, altruista, pendenciero y ahora, tras cincuenta gozosas muestras de contrastado criterio, ratifico dichas intuiciones para proclamar que mi colega en lides mistéricas está loco. Pues en verdad los de su calaña deberían dedicarse a otras cosas más valoradas por la sociedad predominante en estos días impulsados por el marketing, el negocio o el hedonismo más negativo. En cambio él, si él, se dedica a enarbolar banderas tintadas con los símbolos de la honestidad y la nobleza. Sinceramente, no lo entiendo.




En ocasiones le veo con un look, para una semana más tarde aparecer con el contrario, otras disfrazado de no se qué espía, las más apuntando incansablemente notas confusas en sus cuadernos de gusanillo o rompiendo un coche tras otro mientras cubre miles de kilómetros en pos de una noticia, una investigación, una certidumbre…. Pero, quién se cree qué es Indiana Jones, Richard Francis Burton, o acaso ese Landon del que se habla en no se qué novela de un tal da Vinci. ¡Hombre por dios!. ¿Es un escéptico?, ¿es un agente doble?, ¿quién es Carballal?.

Sólo me cabe geruflexionarme ante la proeza de haber conseguido publicar cincuenta números de El Ojo Crítico a la par que elevo mi voz a los cielos de la Quinta dimensión pidiendo que al menos este magíster del verdadero misterio nos pueda deleitar con otros tantos y aún más. Sin duda, Manolito es una de esas personas que jamás perderá la ilusión por la vocación que anidó en su alma cuando era niño. Gracias, querido mío por tantos y tan beneficiosos sobresaltos. Que no decaiga.

Jesús Callejo
Escritor
www.jesuscallejo.es

Lo mejor que le puede pasar a un boletín de investigación como El Ojo Crítico es que hablen de él y que siga en la brecha durante 12 largos años. Y lo digo porque mi primera experiencia de lector con EOC fue gracias al “boca a oído”. Alguien me comentó que Carballal, echándole un par de reaños, había escrito un artículo titulado: “La prostitución del periodismo paranormal”, de contenido jugoso y polémico y eso había que leerlo. Al final me hice con una fotocopia del mismo y ocurrió el “flechazo”. Ese fue mi encuentro en la primera fase y primer contacto físico con EOC y entonces comprendí que una cosa así venía pero que muy bien al mundo del misterio. Una ventana crítica escrita por la gente que divulga y escribe sobre esos misterios, vamos, una autocrítica desde dentro y comandada por uno de los generales más avezados en esta clase de batallas, Manuel Carballal. Enhorabuena por esos 12 años de existencia porque, sinceramente, todo el mérito es vuestro, sin ayuda de patrocinadores, ni mecenas, ni gaitas. Hay que tener espíritu de sacrificio y buen ojo crítico para seguir siendo un boletín que no sólo se lee sino que también se comenta. Seguid así y recordad que 12 años no son nada…


Ignacio Darnaude
Investigador. Autor del UMMOCAT
www.ignaciodarnaude.com

Magnífico boletín , muy muy bueno. Y el de los 50 números de EOC es espectacular. Buen trabajo. Además en EOC se lee la verdad -verdad que ha desaparecido hace años de la ufología-. Ergo su editor es un benefactor social. En EOC no hay temas tabúes, asuntos intocables, cuestiones CIAticas innombrables ni reverencias ante el poder. EOC= no bwana.

Seguid, seguid en esa bendita línea iconoclasta, adictos a la verdad que nos hará libres. Hacéis falta, así es que no se os ocurra volatilizaros y menos sucumbir ante la presión de los poderes fácticos. ¡Viva el ojo!, y mucho más el crítico capaz de honestizar a esta sociedad decadente. 

Dios guarde a EOC muchos años.



Lois López Vilas
Fundador /editor revista Phenomenon

El Ojo Critico para mí, no es y fue solo una referencia, es una fuente de inspiración que me ayuda a seguir adelante en la forma de mirar de manera critica el mundo paranormal y del misterio. Como es sabido, yo estoy muy influenciado por él, ya que en su tiempo me ayudó a abrir los ojos y darme cuenta que el mundillo paranormal no es como parece, que no todo es paranormal y que hay mucho fraude.

Si hay gente que tiene guías espirituales yo tengo mi guía en el mundillo y quien me enseñó a moverme en todo esto y saber como tratarlo es El Ojo Critico y su editor. Este es el motivo de que colaboremos entre nosotros en lo que necesitemos, el a su manera y yo a la mía pero siempre con un objetivo, intentar dar a entender a la gente que no se crea todo lo que le cuentan, que hay más fraudes que misterios. Pues eso, gracias por estar ahí y ser pioneros en la critica del misterio.

Beatriz Erlanz
Dimensión Límite

Honestidad. Audacia. Tenacidad. Independencia. El Ojo Crítico es un clásico entre clásicos, un monolito viviente de espíritu incansable al que, los que nos dedicamos a “escarbar” en estos temas tan poco agradecidos, seguimos y admiramos sinceramente.

Mientras EOC continúe ahí, sabremos que las cosas no pueden estar mal, pues es una de nuestras referencias y bases indispensables.

Siempre estaré eternamente agradecida a Manuel por la oportunidad que me dio de escribir mis pequeñas sandeces en EOC. Esta fue la primera publicación que creyó en mí, y eso no lo olvidaré jamás. Millones de gracias y… ¡larga vida a EOC!

Marisol Roldán
Directora Años Luz
www.aluzinformacion.com

Siempre me han gustado las tierras de nadie y los foros de opinión libre, pero fundamentados cada uno de los argumentos que allí se ofrezcan, en temas interesantes y datos fiables. Admiro aquellos lugares donde se dan cita opiniones divergentes, guardándose el respeto y cuya única meta sea la de ahondar en las informaciones. Los contrastes de teorías. La valentía de la libre expresión sin censura. Es por eso que en este punto admiro la capacidad de haber unificado, todo esto, que han tenido los compañeros de OJO CRÍTICO.

El ser una revista pionera en los lares de la información misteriosa. El haber estado siempre a la última en las investigaciones más interesantes. La constancia de apoyar (pese a quien pese) a los investigadores y sus trabajos. En las venas internáuticas de estos números de EOC se puede todavía disfrutar de la parte romántica del buscador de respuestas. Se trasluce el empeño de sus creadores y creativos en que prime la calidad, por encima de la cantidad. Y en esa forma de hacer, con sutil mesura de términos dialécticos, se pueden respetar a las personas y seguir defendiendo las ideas.

Felicito la revista en su forma, en su lado humano, en sus años de fidelidad al lector, en la capacidad de adaptación a las nuevas tendencias informativas sin menospreciar las clásicas.Y aplaudo el que sean una ventana abierta para todos, un lugar sin cesura, y sin miedos, lo que les permite a la vez ser pluralistas y defender el fraude con el mismo ahínco según lo requiera el momento. Ojalá esos 50 números conmemorados sean multiplicados con el tiempo en pos que los buenos lectores de mentes abiertas y cabezas amuebladas se noten identificados en un medio sin medias tintas. Y que muchos de esos lectores, en un futuro no lejano, con el ejemplo y la herramienta que les da EL OJO CRÍTICO se conviertan a su vez en portadores de buenas ideas y del espíritu creador que trasmiten cada una de sus páginas. Y por tanto la nutran a ella. Para que los que gustamos de leer cosas interesantes, a veces inquietantes, pero casi siempre rebeldes y rompedoras sigamos enganchados a su lectura.



EL CASO DEL FANTASMA DEL PALACIO DE LINARES



Fecha: 1990
Lugar: Madrid (España)
Implicados: 
Policía Nacional
Agencias de Seguridad
Excelentísimo Ayuntamiento de Madrid

En mayo de 1990 toda la prensa, radios y televisiones de España se ocuparon del caso. Las primeras páginas de los periódicos y las portadas de los semanarios más conservadores divulgaron la noticia; un fantasma vivía en el Palacio de los Marqueses de Linares. El Ayuntamiento de Madrid autorizó oficialmente la investigación del caso, dando lugar a nuevos informes oficiales sobre casas encantadas en España.


Javier desenfundó el revolver que, con los nervios, casi le cae al suelo. Hacía días que sus compañeros hablaban de extraños fenómenos paranormales, espíritus y fantasmas en el Palacio de los Marqueses de Linares. De pronto una sombra extraña atravesó la pared ante él, y Javier apretó el gatillo. Durante meses el impacto de bala en uno de los espejos del barroco palacio se mantuvo como prueba evidente del misterio y la tensión que rodaban las guardias nocturnas de los vigilantes.

Durante el mes de mayo de 1990 centenares de curiosos invadieron el Palacio de Linares, en la madrileña plaza de Cibeles, en busca de los fantasmas. La prensa, radio y televisión se ocuparon de divulgar el misterio: los guardias de seguridad afirmaban haber escuchado sonidos extraños; los perros se negaban a entrar en algunas estancias; extrañas luces aparecían en algunas fotografias del Palacio... Los ingredientes para un film de suspense estaban servidos. Por esa razón no era de extrañar que todas las noches coches patrulla del O91 o de la Policía Municipal vigilasen el edificio, más para proteger el valioso Palacio que para buscar fantasmas. Aún así algunos aseguraron haber visto fenómenos extraños.

Durante semanas fueron legión los parapsicólogos e investigadores que pregrinaron a la madrileña Plaza de Cibeles, donde se ubica la lujosa mansión hoy convertida en Casa de las Américas, en busca del misterio. Y algunos afirmaron haberlo encontrado.

Expediente-X para el Ayuntamiento de Madrid

En un voluminoso informe ilustrado con psicofonías, una especie de expediente-X, redactado por un equipo de investigadores encabezado por el jesuita y parapsicólogo José María Pilón, y dirigido al Exmo. Ayuntamiento de Madrid, se afirma que han sido detectados fenómenos paranormales en el edificio.

El informe del equipo de Pilón se inicia el 31 de mayo de 1989, cuando el jesuíta recibe una llamada telefónica de "la psiquiatra y psicoanalista doctora Carmen de Castro que le propone realizar una investigación de carácter paranormal".


La Dra. de Castro, según el informe presentado al Ayuntamiento, aseguraba haber presenciado fenómenos paranormales en el Palacio mientras documentaba un libro que pensaba escribir sobre la historia, arquitectura, etc, de tan majestuosa construcción, y ahora requería los servicios parapsicológicos de Pilón para confirmar tales fenómenos.

Según Pilón, fueron encontrados indicios de corrientes subterráneas en el Palacio radiestesicamente, fueron obtenidas imágenes paranormales e incluso psicofonías.

Germán de Argumosa, Fernando Jimenez del Oso o Miguel Blanco fueron algunos de los parapsicologos españoles más conocidos que visitaron el Palacio. Algunos de ellos, como Argumosa, afirmaron haber obtenido psicofonias, e incluso haber localizado una teleplastia con la aparente imagen del Marqués, en uno de los recintos del jardín del Palacio.

Como era de esperar, algunos mistificadores aprobecharon la repercusión social de caso para sacarle partido en beneficio propio...

Fantasmas y fantasmones

Personalmente visité el Palacio de Linares en tres ocasiones, aunque sólo en una de ellas puede pernoctar en el fastuoso edificio. En compañía de siete componentes de la APCM (Agrupación Parapsicológica de la Comunidad de Madrid), y siendo el último equipo que obtuvo permiso del Ayuntamiento de Madrid para estudiar el caso, descubrimos en el palacio unos reveladores episodios de la picaresca parasito-lógica española.

A la hora de realizar el estudio de campo contábamos ya con una minuciosa y detallada investigación histórica que el Centro de Estudios Parafísicos de Hynek, de Jaén, había efectuado sobre la familia de Linares y Abecilla. Investigación posteriormente completada posteriormente por nuestro compañero, el infatigable José Juan Montejo.

Las psicofonías atribuídas a la Doctora Carmen de Castro planteaban una supuesta biografía del pretendido fantasma del Palacio de Linares que las principales revistas y televisiones españolas se ocuparon de airear.

Según la leyenda, el Marques de Lináres habría tenido apasionado idilio con una supuesta estanquera, fruto de cuya relación vendría al mundo una niña, Raimunda, que supuestamente se manterializaría en los pasillos del palacio.

Las fraudulentas psicofonías que conmocionaron a toda la opinión pública española resultaban verdaderamente estremecedoras: "Mi hija Raimunda... nunca... oí decir mama... mama...".

Sin embargo no existe ninguna constancia histórica sobre la leyenda de Raimunda.

Falsas psicofonías, fotografías falsas del fantasma, etc, todo tipo de intereses intentaron lucrarse del caso.

Un caso abierto

La comisión de la APCM compuesta por Clara Tahoces, Pilar Martín Maestro, Federico Sánchez, José Juan Montejo, Enrique Padial, Sebastián Rodríguez, Francisco Sánchez y el autor, realizó, todo tipo de pruebas, intentando contrastar la supuesta femenología paranormal que los periódicos atribuyeron al palacio en sus primeras páginas durante semanas. Realizamos experiencias psicofónicas en casi todas las salas de las tres plantas. Un barrido de más de 300 fotografias con distintos tipos de carretes (diapositiva, papel, color, blanco y negro, alta sensibilidad...), experiencias psíquicas, etc. Los resultados fueron casi siempre decepcionantes, a pesar de que realmente se producían algunos extraños efectos fotográficos en el Palacio. Sin embargo, y a pesar de nuestro escepticismo "a priori", lo cierto es que también nosotros obtuvimos algunas grabaciones y unas cuantas fotos que están "pendientes de explicación"...

No obstante, de lo que sí obtuvimos pruebas evidentes, fue de las múltiples manipulaciones comerciales realizadas en el palacio. Algunas efectuadas por personajes tan relevantes en la parapsicología española como el conocido locutor radiofónico Antonio José Alés, quien utilizó una foto de una mancha de humedad en una cristalera, ubicada en la capilla de la segunda planta, presentándola como una "espectacular foto del fantasma". Un importante semanario nacional en el que Alés mantenía una sección fija sobre misterios, publicó un amplio reportaje basado en esa falsa fotografía del fantasma, que incluso ocupó un tercio de la portada... 

Y tras la polémica llegó la calma. Las obras de reconstrucción del Palacio para convertirlo en Casa de América, y los consiguientes intereses políticos y económicos, acallaron las voces del fantasma. No resultaba políticamente correcto que un fantasma ocupase la sede de la Casa de América, así que se cerro oficialmente el caso. De hecho, insisto, los últimos investigadores que obtuvieron permiso del Exmo. Ayuntamiento de Madrid para investigar el caso fuimos nosotros.

Ahora, años después, todavía permanecen muchos interrogantes sin respuesta. Pero al margen de toda polémica, aún hoy, detrás de uno de los paneles de la pared del salón, discretamente oculto a los ojos del visitantes, el agujero de la bala disparada por el vigilantes jurado permanece incrustada en la pared como una cicatriz del misterio que rodea el Palacio de los Marqueses de Linares...



ACCEDE GRATUITAMENTE A LA REVISTA "EL OJO CRÍTICO" EDITADA POR MANUEL CARBALLAL

ACCEDE GRATUITAMENTE A LA REVISTA "EL OJO CRÍTICO" EDITADA POR MANUEL CARBALLAL
¡DESCARGA TU REVISTA EN PDF GRATIS!