sábado, 13 de julio de 2019

EL NEGOCIO DE LA BRUJERÍA INMIGRANTE




Santeros cubanos, houngans haitianos, chamanes venezolanos, pai de santo brasileños, o hechiceros africanos, se han implantado en España en los últimos años, importando a nuestro país nuevas formas de religión y brujería, que atraen a los inmigrantes, y también a muchos famosos españoles, desplazando el protagonismo esotérico de nuestros “videntes de la Jet”. 

El pasado lunes 7 de enero, una extraña celebración afro-cubana tenía lugar en un piso de la madrileña calle Virgen del Lluc. El castizo barrio de Pueblo Nuevo está muy lejos de La Habana, pero al parecer eso no influye en los Orishas (dioses de la religión afrocubana), y Changó, Eleguá, Babalu Ayé o Yemanyá acuden prestos a la llamada de sus fieles, aunque las selvas cubanas hayan sido sustituidas por un cosmopolita apartamento en una sofisticada capital europea. Desde el exterior nadie podría suponer que en una planta de aquel edificio, de apariencia absolutamente normal, se llevan a cabo rituales de brujería caribeña. 

Un enorme altar, con todos los elementos del sincretismo afrocubano, preside la celebración; un “cumpleaños de Santo”, y Marta Avedo –santera y espiritista- hace los honores, ofrendando a los Orishas cada dulce, cada botella de ron, y cada cigarro puro, antes de ser ofrecidos a los fieles que se han acercado hasta su piso en Virgen del Lluc, para participar en la celebración. A su lado su marido, Paulino Hernández –palero habanero- supervisa los rituales. La fiesta durará todo el día y buena parte de la noche. Y durante más de doce horas docenas de inmigrantes cubanos, y también muchos españoles iniciados en la religión, desfilarán por ese apartamento madrileño, para presentar sus respetos a los Orishas. Música cubana, arroz con frijoles, ron y cigarros habanos, permitirán a los inmigrantes que acuden al “Cumpleaños de Santo”, olvidar por unos instantes que se encuentran en la vieja Europa, e imaginar que todavía están en Cuba. Y es que estas celebraciones religiosas cumplen una gran función social entre los inmigrantes que, en ciertas fechas relevantes, se reúnen en torno a un brujo o bruja, para, más allá de realizar una celebración esotérica, recordar sus países de origen. 

Marta Acevedo y Paulino Hernández son dos habaneros afincados en España hace más de una década. Y durante los últimos diez años han conseguido hacerse un posición privilegiada entre todos los santeros, paleros, babalaos, bokors, hechiceros, adivinos, brujos y demás personajes de las brujerías inmigrantes en España. Entre sus clientes, según declaran a INTERVIÚ, no solo se encuentran otros inmigrantes cubanos que, a pesar de haber viajado a la nuestro país en busca de trabajo se niegan a renunciar a sus creencias ancestrales, sino también relevantes políticos, empresarios, cantantes o actores famosos, que han abrazado la brujería afroamericana. Julio Iglesias, Paloma San Basilio o Celia Cruz, según nos relata Paulino Hernández, son algunos de los famosos españoles que se han dejado seducir por la santería afrocubana. Pero hay más. Paulino y Marta, que además de prestigiosos santeros son autores de varios libros sobre brujería y religión afrocubana, contaron con el cantante Manolo Tena como maestro de ceremonias durante la presentación de su ultimo libro: “El Espiritismo”, en una conocida sala madrileña. Tena es solo uno de los nombres que engrosan la larga lista de famosos españoles, seducidos por la brujería inmigrante... 

EL NEGOCIO DE LA BRUJERÍA 

Marta Acevedo y Paulino Hernández son solo un ejemplo. Como ellos otros muchos brujos, hechicero o sacerdotes cubanos, dominicanos, haitianos, venezolanos, brasileños, africanos, etc, han importado a España las creencias religiosas que surgieron en sus países de origen. Creencias fruto de un sincretismo entre los ancestrales cultos africanos de los esclavos -trasladados por españoles, portugueses u holandeses a América, a bordo de los barcos negreros- y el cristianismo impuesto a dichos esclavos por los misioneros europeos, en las plantaciones de caña o algodón. Ahora, como si se tratase de cerrar un ciclo histórico, los descendientes de aquellos esclavos africanos, han emigrado a España, trayendo con ellos nuevamente las diferentes formas de religión y brujería fruto de aquel sincretismo entre los antiquísimos dioses africanos, y el santoral cristiano impuesto a golpe de látigo. 

En la noche del pasado jueves 10 de enero, al viernes 11, un buen número de inmigrantes latinoamericanos se daban cita en pleno centro de Madrid, a menos de 200 metros del Km.0 de España, situado en la plaza de Sol. Acudían a una “Misa Espiritual” celebrada en una de las tres tiendas de la cadena “Santería La Milagrosa”, propiedad del cubano Ralph Alpizar Valdés, y varios socios mas. 

En una de esas tiendas, situada en el cruce de Espoz y Mina con la Plaza de Sol, se celebran periódicamente fiestas y rituales afro-americanos, en los que se dan cita inmigrantes de toda Latinoamérica, así como famosos españoles profundamente interesados en las religiones afrocubanas. Algunos de ellos, hasta el extremo de haberse iniciado en las mismas. 

“Hace un par de años vino Lolita –explica Ralph Alpizar a INTERVIÚ-, la hija de Lola Flores, y le gustó tanto esta religión que terminó haciéndose santera, en un ritual que realizó uno de nuestros sacerdotes. Otros famosos, como Bibi Andersen, Carlos Larrañaga o Marlene Morreau no se han metido tanto como ella en la religión, pero también pasan por aquí regularmente para consultarse o pedir ayudas a los Orishas...”. 

Ralph Alpizar Valdés, como Paulino Hernández y Marta Avedo, alterna su función como “brujo” o “sacerdote”, con su trabajo como escritor, habiendo publicado varios libros sobre las religiones africanas y afro-americanas, como “La Secta de los Hombres Cocodrilos”, pero confiesa a INTERVIÚ que los productos vendidos en sus tiendas, y los servicios de “brujería”, resultan mucho mejor negocio que el trabajo como escritor o historiador de la brujería africana. 

“A nuestras tiendas acuden clientes de todos los estratos sociales –explica Alpizar-, pero el 98% son mujeres, de entre 20 y 60 años. El 90% de ellas vienen a nosotros por un problema de infidelidades y las de más edad pidiéndonos algún “amarre” para conseguir amantes jóvenes... y están dispuestas a pagar lo que sea por conseguirlos”. 

Todas las tiendas de “Santeria La Milagrosa” cuentan con consultas donde los inmigrantes que lo deseen, pueden consultar los oráculos dominicanos, cubanos o brasileños con los que crecieron en sus países de origen: las caracolas, el opkuele, los posos de café.... pero también existen salas “secretas”, donde se conservan los altares y los elementos rituales normalmente vetados a los profanos, y a los que INTERVIÚ ha tenido acceso. Se trata de habitaciones amplias donde encontramos, por ejemplo, las ngangas o “calderos de poder”, en los que entre auténticos restos humanos y la sangre de los animales sacrificados, los paleros y hechiceros realizan los rituales de brujería más poderosos... y más caros... 

CUANDO LA BRUJERÍA SALE A LOS PUEBLOS 

Sin embargo no todos los brujos inmigrantes en España poseen unas instalaciones como las de “Santeria La Milagrosa” para realizar sus rituales, y con muchísima frecuencia los inmigrantes de menos recursos económicos acuden a cementerios, bosques o edificios abandonados para llevar a cabo sus celebraciones mágicas. La policía, y sobretodo la Guardia Civil, almacenan en sus dependencias docenas de informes sobre restos de rituales de brujería descubiertos en cruces de caminos, antiguas iglesias o cementerios profanados, por toda España. Con frecuencia esas prácticas han sido confundidas con ritos satánicos, pero nada más lejos de la realidad. 

En algunas de esas religiones, como el vudú haitiano, se considera que algunos lugares, como los cementerios, reúnen características especialmente propicias para la celebración de ciertas ceremonias. Así lo describe Manuel S. Elín, houngan (sacerdote) haitiano, que en sus viajes a España mantiene durante algunas semanas una consulta de vudú. “En el cementerio –declara Elín a INTERVIÚ- viven algunos loas (espíritus) muy importantes, como el Barón Samedí o el Barón la Croix, por eso si quieres pedirles sus ayuda para un trabajo de magia, debes acudir allí...”. 

Sin embargo el vudu haitiano, aun siendo considerada como una de las formas más poderosas de brujería, es menos frecuente en España que el la santería cubana, el candomblé brasileño o la hechicería africana. 

En la comunidad Valenciana, Barcelona y Madrid se concentran muchos de esos inmigrantes dominicanos, colombianos, argentinos o africanos, que mantienen una u otra forma de religión afro-americana. Sin embargo la gran afluencia de emigración gallega, asturiana o vasca a América a principios de siglo, ha posibilitado un nuevo fenómeno; el de que muchos hijos o nietos de aquellos inmigrantes, nacidos ya en países latinoamericanos, regresen ahora a España, empujados por la crisis económica en sus naciones de origen, trayéndose con ellos las religiones y supersticiones nativas. 

En Negreira (La Coruña) y a muy pocos kilómetros de la tercera ciudad santa del cristianismo, Santiago de Compostela, asistimos a rituales de umbanda brasileña oficiados por Manuel Caamaño Sande. Caamaño se inició en la religión afro-brasileña en Bahía y en Rio de Janeiro, aunque también asegura haber viajado repetidas veces a Angola y otros países africanos para ampliar sus conocimientos mágicos. Durante horas es “cabalgado” por Pombayira y otros espíritus del panteón brasileño. Y mientras nosotros tenemos la oportunidad de dialogar con algunos de los asistentes. Dos de las jóvenes que participan con mayor devoción en el ritual son prostitutas brasileñas que acuden a Negreira para poder mantener la religión que aprendieron en su Sao Paulo Natal. 

LA BRUJERÍA DELINCUENTE 

Paula es una de esas prostitutas, afincada en La Coruña, y que ha prestado sus servicios en prostíbulos como La Fuente o el Olimpo. Gracias a otras compañeras de lupanar, inmigrantes como ella, y como ella fervientes creyentes en la brujería afroamericana, terminó acudiendo a videntes, adivinos y augures, tanto nacionales como importados, en busca de una solución mágica para sus problemas. Y sobretodo, y esto es lo más sorprendente, en busca de una protección mágica contra los “hechizos” de los que se cree víctima. Hace pocas semanas una conocida vidente pontevedresa le estafaba más de medio millón de pesetas por esa supuesta protección, un talismán de bisutería con una estrella de David. Pero Paula no es la única prostituta inmigrante estafada por videntes. 

Adriana es una joven de 21 años, que ejerce la prostitución en el pub Los Cedros. Ganadora de un certamen de miss turismo en su Colombia natal, llegó a España de manos de una red de prostitución. Tras pasar por un dramático periplo en locales de toda España, acudió a una vidente en busca de una ayuda “mágica” para cambiar su fortuna. La vidente, sabedora de la situación ilegal de la joven, le estafó hasta 400.000 pesetas, facilitándole amuletos y talismanes de supuestos poderes sobrenaturales, que oscilaban entre las 12.000 y 20.000 pesetas, así como velas “magicas”, consultas de tarot o rituales de hasta 160.000 pts. Los supuestos amuletos, que Adriana ha facilitado a INTERVIU para su análisis, están compuestos por vulgares fotocopias (de libros de magia o La Biblia), y ramitas de supuestas hierbas sobrenaturales, cuyo valor real no supera los veinte duros. Pero Adriana no se atreve a poner su caso en conocimiento de las autoridades debido a su situación ilegal en España, y al terror a posibles represalias esotéricas de la bruja, quien aprovecha esta situación para estafar a las prostitutas. 

Según declara Ralph Alpizar a INTERVIÚ un amplio porcentaje de las clientes que acuden a Santeria la Milagrosa en busca de amuletos y talismanes mágicos son prostitutas de origen africano o latinoamericano. La expliación a ese fenómeno la encontramos en bandas de crimen organizado que utilizan la brujería africana como elemento de presión para las prostitutas que importan a España desde Angola, Nigeria o Senegal, conocidas por la policía española como “bandas del vudu”. 


ACCEDE GRATUITAMENTE A LA REVISTA "EL OJO CRÍTICO" EDITADA POR MANUEL CARBALLAL

ACCEDE GRATUITAMENTE A LA REVISTA "EL OJO CRÍTICO" EDITADA POR MANUEL CARBALLAL
¡DESCARGA TU REVISTA EN PDF GRATIS!