martes, 23 de julio de 2019

LA VIRGEN “HOLOGRÁFICA” DE CUBA


En marzo del año 2000, cuando toda la opinión publica internacional centraba su atención en Elián González, el niño balsero cubano, y en la instrumentalización política que tanto EEUU como Cuba hacían de su dramático caso, se producía una noticia insólita. En las oficinas del banco Totalbank, de Miami, ubicado en el mismo bloque de edificios donde vive la familia de Elian, se había producido una supuesta manifestación de la Santísima Virgen. En una de las ventanas de la entidad bancaria había surgido, misteriosamente, una imagen mariana que inmediatamente fue interpretada como un apoyo de la Virgen a el niño cubano. No en vano el nombre Elian de la Caridad, significa el “pueblo de Dios” y la patrona de Cuba...

No se trata de la primera vez en que una supuesta aparición mariana era utilizada con fines políticos. Años atrás los Servicios Secretos de EEUU habían intentado utilizar la aparición de la Virgen, en un país comunista y ateo como Cuba, como forma de desestabilización del régimen de Castro. Una historia extraordinaria que pudimos investigar sobre el terreno.

LA MADRE DE DIOS SE APARECE A LOS COMUNISTAS

En abril de 1982 una especie de fogonazo surgió del mar, e inmediatamente después una imagen de la Virgen, con los brazos extendidos hacia los presentes, apareció “de la nada”. Para alcanzar a comprender la relevancia de este acontecimiento hay que tener presente la importancia que la figura de la Virgen tiene para la sociedad cubana. A pesar de que Cuba es un país de mentalidad comunista, y por tanto oficialmente atea, la Virgen tiene un protagonismo especial en la religiosidad cubana. Dos devociones marianas, asociadas en ambos casos a la mar, y a los marinos, son especialmente importantes en la isla: la Virgen de la Caridad del Cobre y la Virgen de Regla. 

Alrededor de 1620 los indios Juan de Hoyos y Juan Moreno, y un negro criollo de nombre Rodrigo, viajaron a la bahía de Nipe en busca de sal. Encontrándose en una canoa, en la bahía, descubrieron algo que flotaba en el mar. Se trataba de una imagen de la Virgen María tallada en madera. La imagen llevaba en el brazo izquierdo al niño Jesús y en la mano derecha una cruz de oro. En la tabla había una inscripción que decía: “Yo soy la Virgen de la Caridad”. La talla, de unas quince pulgadas, fue trasladada al hato de Varajagua, donde el administrador de la mina de cobre mandó construirle una ermita. El 10 de mayo de 1916 Benedicto XV la declaró Patrona de Cuba.

La imagen de la Virgen de Regla, esculpida en 1660, cruzó el océano desde Cuba hasta España. Y años después, en 1964 Don Pedro Aranda trajo de nuevo a la Isla una imagen de la Virgen que fue acogida en un templo hecho exclusivamente con ese fin en La Habana. En la religión afro-cubana, la santería, la Virgen de la Caridad -Patrona de Cuba- fue sincretizada con Ochún, la diosa de la belleza y la feminidad, y la Virgen de Regla fue sincretizada con Yemaya, diosa de las aguas y patrona de los marineros. No es de extrañar que la aparición de una Virgen, en una isla como Cuba, siendo además su patrona nacional, desestabilice a toda la sociedad. Sobretodo, si por decreto oficial ese país es una nación atea. 

La Virgen que se apareció en 1982 se identificó inicialmente con la Caridad del Cobre (Ochun) al manifestarse sobre las aguas del litoral habanero, pero al no portar al niño Jesús ni la cruz de oro en sus manos, como lo hace la representación tradicional, se consideró que debería tratarse de la Virgen de Regla; Yemayá. Según los testigos presenciales la imagen portaba un resplandeciente “manto blanco como la nieve” y sonreía. No es de extrañar que aquella aparición causase una enorme conmoción. Si la revolución castrista estableció un comunismo ateo, y si por lo tanto el catolicismo es una falacia capitalista y la Virgen no existe ¿Como es posible que se aparezca la Virgen en La Habana? No es de extrañar tampoco por tanto, que el más sepulcral secretismo oficial cayese sobre la aparición. 

Ningún periódico ni medio de comunicación cubano publicó la noticia. Estaba casi prohibido habar del insólito fenómeno en las calles de La Habana, sin embargo la noticia trascendió. Las emisoras de Miami WRHC y WQBA “La Cubanísima” se hicieron eco de la noticia a través de los cubanos que llegaban a la costa norteamericana, y el insólito acontecimiento trascendió las fronteras de la isla. Pero los acontecimientos interesantes se estaban dando en Cuba, donde la aparición de la Virgen desestabilizaba los pilares de la ideología impuesta por Castro.

En dos ocasiones anteriores, según la tradición mariana, la Santísima se había aparecido en Cuba justo antes de un importante cambio político -y religioso-. Así, fue vista en los últimos años del siglo pasado, justo antes de la Guerra de la Independencia. En 1933, poco antes del derrocamiento del dictador Gerardo Machado, volvió a manifestarse. Y un poco más tarde, días antes de que Che Guevara y el propio Fidel Castro, en diciembre de 1958, afianzaran el éxito de su revolución contra el régimen del dictador Fulgencio Batista la Virgen volvió a aparecerse, esta vez en Santiago de Cuba. ¿Acaso esta nueva aparición auguraba el momento de un nuevo cambio de gobierno? ¿Era el momento de que los anticastristas intentasen derrocar al gobierno de Fidel?





ACCEDE GRATUITAMENTE A LA REVISTA "EL OJO CRÍTICO" EDITADA POR MANUEL CARBALLAL

ACCEDE GRATUITAMENTE A LA REVISTA "EL OJO CRÍTICO" EDITADA POR MANUEL CARBALLAL
¡DESCARGA TU REVISTA EN PDF GRATIS!