LIBROS DE MANUEL CARBALLAL EN AMAZON


.

martes, 9 de julio de 2019

LOS "AEROMOVILES"


El 200-X es un "platillo volante" biplaza de unos dos metros de diámetro. Flanqueado por 8 motores de su invención (cada uno de los cuales tiene 4 veces la potencia de un avión standard), el "platillo" podría pasar por una "nave alienígena" a los ojos de cualquier observador occidental. Los motores, de 40 kgs. de peso y 200 caballos de potencia con 1.308 c.c., funcionaron a la perfección. El 200-X de la exhibición no disponía de la cúpula transparente que cubre la cabina del piloto. En esta ocasión, la cúpula se había sustituido por un enganche que sujetaría con un cable de acero el platillo a una gran grúa. La precaución de un vuelo experimental así lo requería. Pero al despegar, Moller tendría que dejar en todo momento el cable de acero flojo, para que nadie pudiese pensar que el OVNI-Moller estaba suspendido de la grúa.

El 200-X, una especie de Hovercraft a turbinas, se diseñó pensando en un vuelo seguro, de fácil pilotaje y bajo costo. Y así fue. El platillo se elevó ante las cámaras de fotos y de televisión majestuosamente. Durante 3 minutos, el aparato ascendió hasta 40 m., posando para los fotógrafos y convenciendo a los presentes de sus evidentes posibilidades. Yo, que dispongo de los vídeos de esta exhibición y de la de 1967, también doy fe de que la evolución técnica y estética de los OVNIs Moller es incuestionable.

Además del "platillo" 200-X, Moller diseñó otras naves de aspecto futurista, como el "Moller-400 Volontor" (para 4 pasajeros) o el "Merlin-300".

El "Merlin-300", por ejemplo, posee una velocidad ascensional de 2.000 m por minuto y puede volar a 700 km/h. Provisto de 6 motores, cinco horizontales y uno vertical, está equipado con un paracaídas que protegería la nave en el caso de que fallasen más de tres motores. Los cuatro ordenadores de a bordo convierten la futurista aeronave en un vehículo de relativamente sencillo manejo.

Por 100.000 dólares (90.000 €) cualquier ciudadano puede adquirir ya un platillo volante de Moller. 

Pero Paul Moller no es el único diseñador de naves aéreas que fácilmente pueden tomarse por OVNIs. Paralela a la de Moller, la trayectoria del ingeniero Fred Baker ha desembocado en la fabricación de naves muy similares a las del creador del 200-X.

A menos de 2 kms. de la gigantesca planta de fabricación de la Boeing, en Seattle, se encuentra la planta de fabricación de Paine Field, donde Baker utilizó los fondos de 70 accionistas para crear el primer prototipo de "Sky Commuter".

El "viajero celeste" es un vehículo construído a base de Kevlar (una sustancia plástica y resistente a base de grafito y otros materiales compuestos), más o menos del tamaño de un coche y de 500 kgs. de peso. Provisto de tres turbinas que lo convierten en una aeronave de despegue y aterrizaje vertical, puede volar a 130 km/h a 150 m de altura (con autonomía de 400 kms.). Un ordenador provisto de un particular programa asiste al piloto en todas las tareas de navegación con tres sistemas axiales de estabilización y posibilita aterrizajes, e incluso amerizajes, automáticos.

Fred Baker, graduado en ingeniería en la Universidad de Washington, observaba fascinado en su niñez el vuelo de las libélulas. Y años más tarde, ese vuelo le inspiraría en su sueño por crear aeromóviles (automóviles aéreos).

Tras varios años de experiencia trabajando en la Boeing, y mientras se ocupaba de un proyecto de ingeniería en Arabia Saudí, Baker tuvo tiempo para diseñar y construir un modelo a escala del "Sky Commuter" a radiocontrol. Al regresar a USA, fundó la Flight Innovatins Inc., compañía que él mismo preside, e invirtió más de 700 millones de pesetas en materializar el primer prototipo. Ahora, con la comercialización de su aeronave, Baker y sus accionistas esperan recuperar con creces el dinero invertido.

Más recientemente, en mayo de 1990, la revista "Inventos e Ideas" se hacía eco de una patente presentada en el Salón Internacional de Ginebra. Se trataba de un avión con forma de disco inventado por el griego Elias Papandreadis. El "platillo" se mueve gracias a una hélice horizontal de la misma forma circular que el aparato y que ocupa todo su interior, excepto la parte delantera. Este nuevo "platillo" de sistema VTOL puede alcanzar velocidades supersónicas utilizando un carburante de bajo costo.

Son sólo tres ejemplos. Moller, Baker y Papandreadis son civiles que han fabricado y comercializado aeronaves y "platillos volantes" que fácilmente pasarían por astronaves alienígenas ante cualquier observador. La comercialización de esos prototipos hace que cualquier persona con el poder adquisitivo suficiente, pueda pilotar un auténtico "platillo volante" de aterrizaje y despegue vertical.

Ya no se trata de "gobiernos ocultos" o "poderes secretos", ni de prototipos militares o armas secretas. Cualquier ejecutivo acomodado estaría ya en disposición de crear "auténticos" avistamientos OVNI convenciendo a los observadores (que creerían a pie juntillas en su experiencia) de encontrarse ante naves extraterrestres. Y eso es algo muy serio. Tenga presente el lector esta posibilidad que, no por remota deja de ser inquietante...





La Vida Secreta de Carlos Castaneda: Antropólogo, Brujo, Espía y Profeta.

La Vida Secreta de Carlos Castaneda: Antropólogo, Brujo, Espía y Profeta.
PARA MÁS INFORMACIÓN O COMPRAR EL LIBRO, PINCHA ARRIBA EN LA IMAGEN.

ACCEDE GRATUITAMENTE A LA REVISTA "EL OJO CRÍTICO" EDITADA POR MANUEL CARBALLAL

ACCEDE GRATUITAMENTE A LA REVISTA "EL OJO CRÍTICO" EDITADA POR MANUEL CARBALLAL
¡DESCARGA TU REVISTA EN PDF GRATIS!