LIBROS DE MANUEL CARBALLAL EN AMAZON


.

jueves, 2 de enero de 2020

PLACEBO: EL CASO DE LA APARICIÓN SOÑADA



El autor entrevistando a Rosa Cortiñas, 
protagonista de la «aparición» de la Virgen en Iria Flavia, 
que la impulsó a construir una capilla. (Foto cortesía R. Sobrino)

En pleno Camino de Santiago, un par de kilómetros antes de llegar a Padrón, los peregrinos que se dirigen a Compostela desde el sur pueden detenerse a orar en una pequeña capilla, construida en homenaje a la Virgen, cuya historia conocen muy pocos.

La responsable de la construcción de esa capilla, que pagó con su propio dinero y grandes esfuerzos, es una mujer de profundas convicciones religiosas, autora además de dos libros de poesía mística: Miremos un poco atrás y O ceo é unha beleza, ambos editados por la autora.




En pocas ocasiones los investigadores de los nuevos movimientos religiosos y de las creencias humanas podemos encontrar casos tan instructivos como el protagonizado por doña Rosa Cortiñas Bóveda, vecina de la población coruñesa de Padrón.

En la solapa de su segundo libro, la autora escribe:

«Rosa Eduardo Cortiñas Bóveda nació en el Puente, entre las brisas de los ríos Ulla y Sar. Se bautizó en Santa María la Mayor de Iria Flavia, en esta bella catedral donde vio ese misterio y escrito quiere dejar, para mayor gracia de Dios y de la Santísima Trinidad».

Y es que fue ahí, en la popular iglesia de Iria Flavia, donde reposan los restos del Nobel Camilo José Cela, donde Rosa Bóveda protagonizó la supuesta experiencia mística que cambió su vida.

Fue complejo localizar a la testigo, y más aún conseguir citarnos con ella. Mujer de edad avanzada, educada en el ambiente rural gallego, es muy desconfiada. Sin embargo, accedió a entrevistarse con quien esto escribe, y con mi compañero Rubén Sobrino.

Tras una primera entrevista, la testigo accedió a acompañarnos a la capilla construida por ella a pocos kilómetros de Padrón, donde nos relató su insólita experiencia.

Según su primera versión, una calurosa tarde de verano de 1996, la testigo acudió a una misa en homenaje a un vecino recién fallecido. Un buen rato después de haberse iniciado la ceremonia, con la iglesia llena de gente, presenció una aparición de la Virgen María, que se desplazaba por el interior del templo, colocada encima de una pequeña nube, sin que nadie más la viese. La aparición cesó bruscamente al tiempo que se producía un sonido atronador…

- El Ojo Crítico (EOC): ¿Cuándo ocurrió?

- Rosa Cortiñas Bóveda (RCB): Fue un sábado, día de San Pedro, de 1996, sobre las siete de la tarde, en la iglesia de Santa María la Mayor de Iria Flavia.

Comprobamos que la festividad de San Pedro y San Pablo se celebra el 29 de junio, y efectivamente, el 29 de junio de 1996 cayó en sábado.


- EOC: ¿Y qué fue lo que pasó, doña Rosa?

- RCB: Yo estaba junto a una columna y entonces los curas empezaron a decir misa. Y no sé, sería a mitad de la misa, no sé, yo solamente veía un cielo azul fuerte. En el medio de la misa más o menos. Me quité las gafas, para ver si era mi vista, y entonces vino como una nube de los laterales, y encima del altar, se paró… Y estaba así con las manos, y miraba al difunto… Estaba tan hermosa, que no se puede decir la belleza que tenía. Brillaba como los rayos del sol, de verdad. Yo estaba anonadada, pensando, pero qué pasa aquí. Pero cuando se desvaneció, hizo un ruido tan fuerte… Y los curas seguían diciendo misa. Toda la gente pacífica… Decía yo para mí, que la Virgen de los Dolores estaba acompañando a este difunto.

- EOC: ¿Solo hizo ruido cuando se desvaneció?

- RCB: Un ruido bárbaro. Pero solo cuando se desvaneció. Cuando estaba la Virgen estaba todo pacífico. Vino una nube, se paró encima del altar. Y la Virgen Santísima estaba allí. Y cuando desapareció, hizo ese ruido tan fuerte, y después apareció todo tranquilo…

- EOC: ¿Sintió miedo o algo así?

- RCB: No me pasó nada, estaba tranquila. Es ahora cuando me erizo al hablar de eso…

- EOC: ¿Cuándo se le ocurrió hacer la capilla? ¿Mucho después de la aparición?

- RCB: Dos años. Dos años después. Tenía un dinerito de la casa, y una noche sentí que tenía que hacer algo, y vi una capilla, y aquí está.

- EOC: ¿Cuánto duró la aparición?

- RCB: Fue todo muy rápido, quizá un minuto.

Tanto Rubén Sobrino como el autor coincidimos, finalizada la entrevista con la testigo, en que su relato no incluía ningún tipo de elemento probatorio, y ni siquiera reunía los elementos característicos de otras apariciones marianas.

La duración del episodio, la ausencia de mensaje, la intensidad emocional, etc., distaban mucho de otros casos místicos investigados por quien esto escribe y, espontáneamente, ambos coincidimos en que la descripción que nos hacía la testigo del momento en que se produjo el supuesto fenómeno recordaba poderosísimamente a un tipo de alucinación preonírica denominada por los psicólogos hipnagógica.

La testigo se encontraba en una iglesia, por la que siente un fervor especial y donde fue bautizada, una calurosa tarde de verano, sentada en un banco y apoyada contra una de las columnas. A mitad de la ceremonia de la misa, se produjo la visión, que encaja con la descripción de las hipnagogias descritas por especialistas como Dieter E. Zimmer como «alucinaciones del inicio del sueño… [que] se distinguen del sueño porque no desarrollan ninguna acción y el soñante es mero espectador».

Sin embargo, nos desconcertaba el atronador sonido con que concluyó la aparición, y que no parece característico de las hipnagogias ni de ningún otro fenómeno psicológico de los habituales en los períodos de sueño cortos y espontáneos.

Al desplazarnos al lugar donde se produjo el incidente, la iglesia de Santa María la Mayor de Iria Flavia, pudimos comprobar personalmente que la tranquilidad y el silencio del camposanto contrastan con el atronador sonido de los camiones que, de vez en cuando, circulan por la carretera que pasa a escasos veinte metros de la iglesia, exactamente la Nacional-550.

Tal y como registramos en cámara de vídeo, el sonido de los camiones que circulan por la N-550 resulta acrecentado por la acústica del lugar, resultando verdaderamente «atronador», como describía la testigo. Por lo que dedujimos que ese sonido no lo produjo la aparición al desmaterializarse, sino al contrario, fue el sonido el que hizo cesar la aparición, al despertar bruscamente a la testigo.

A la espera de datos que permitan sustentar otra opinión, intuimos que la teoría de la hipnagogia resulta la más razonable para el caso de la aparición mariana de Iria Flavia.

Lo enriquecedor de este caso es, partiendo de esta teoría, la oportunidad de analizar hasta qué punto una experiencia psicológica puede generar una cadena de acontecimientos que termine por trascendentalizar de tal forma dicha experiencia, como para escribir varios libros, construir una capilla, y acceder en varias ocasiones a los medios de comunicación, para divulgar su «milagro».

Esta es la moraleja de esta historia. Si un sueño hipnagógico y una sugestión que se convierte en placebo pueden desembocar en entrevistas, libros y hasta la construcción de una capilla a la Virgen, ¿cuántos supuestos milagros, apariciones y fenómenos místicos podrían estar generados por experiencias psíquicas similares?





La Vida Secreta de Carlos Castaneda: Antropólogo, Brujo, Espía y Profeta.

La Vida Secreta de Carlos Castaneda: Antropólogo, Brujo, Espía y Profeta.
PARA MÁS INFORMACIÓN O COMPRAR EL LIBRO, PINCHA ARRIBA EN LA IMAGEN.

ACCEDE GRATUITAMENTE A LA REVISTA "EL OJO CRÍTICO" EDITADA POR MANUEL CARBALLAL

ACCEDE GRATUITAMENTE A LA REVISTA "EL OJO CRÍTICO" EDITADA POR MANUEL CARBALLAL
¡DESCARGA TU REVISTA EN PDF GRATIS!