La Vida Secreta de Carlos Castaneda: Antropólogo, Brujo, Espía y Profeta.

La Vida Secreta de Carlos Castaneda: Antropólogo, Brujo, Espía y Profeta.
PARA MÁS INFORMACIÓN O COMPRAR EL LIBRO, PINCHA ARRIBA EN LA IMAGEN.

.

¿QUIEN ES MANUEL CARBALLAL?


Manuel Carballal estudió teología y criminología especializándose en la criminalidad asociada a las creencias. 

Desde 1992 dirige la revista gratuita www.elojocritico.info, única publicación especializada en la investigación crítica de los fenómenos anómalos en habla hispana, y el blog "El archivo del crimen": 


Ha realizado investigaciones de campo en todo el mundo. Especialmente reseñables sus investigaciones sobre el vudú en Haití (Carballal 1996, 1998); la santeria en Cuba (Carballal 1995, 1996, 1997, 1998), los falsos misterios de Egipto (Carballal 1997, 1999, 2001) o el descubrimiento de las "ruedas de medicina" del Lago Uvs en Mongolia (Carballal 1999), similares a las "líneas de nazca" en Perú.

Muy vinculado al mundo de la cooperación, en 1992 organizó  los primeros congresos, conferencias y exposiciones sobre anomalías con fines íntegramente benéficos, que hoy son tan frecuentes. Ha participado en campañas sobre el terreno en Malawi (Ayuda en Acción), Mauritania (Ruta de la Luz), Rumanía y Cuba (Animum), etc.

Autor de más de veinte obras como "Los expedientes secretos" (Planeta, 2001), "El secreto de los dioses" (Martínez Roca, 2005) o "La vida secreta de Carlos Castaneda" (El Ojo Crítico, 2018), entre otros, es colaborador de revistas técnicas como Guardia Civil, Ciencia Policial, Policía, etc.

Asesor de series de Tv como "Policías: en el corazón de la calle" o películas como "Luces Rojas", actualmente es el tertuliano más veterano de La Rosa de los Vientos, en Onda Cero. 

Preguntamos a Manuel Carballal por sus comienzos en el mundo del misterio:

-Eres el contertulio más veterano en el programa la Rosa de los Vientos, eso es verdad, y bueno, ¿cuántos enemigos te has ganado, Manuel?

-Pues resumiendo en una palabra todos, jajaja. Pero también reconozco que yo tengo una justificación que a lo mejor no tienen otros compañeros. Yo empecé muy joven, extremadamente joven, yo con 13, 14 años, ya estaba publicando un boletín… mira, justo ahora me pilláis con esta coña del coronavirus y del encierro, estoy aprovechando para escribir como un loco. Así que me meto en mi archivo, rescato mis cuadernos de campo, y de verdad que yo mismo estoy flipando con las cosas que me estoy encontrando. Ahora mismo estoy preparando un cuaderno de campo… estoy con tres a la vez, pero hay uno que es sobre abducciones y me encuentro que en 1987, yo no sé lo que estaríais haciendo vosotros en 1987…

-Ufff, yo tenía 11 años…

-Pues me acabo de encontrar, porque ya ni me acordaba, que en 1987 aparezco en la revista Diez Minutos a doble página, con mi primer caso de abducción… Y acabo de encontrar una grabación del programa de Encarna Sánchez, que en aquel momento, era la diosa de la radio. Vamos, ni Julia Otero que estaba en Onda Cero… nadie podía acercarse a los niveles de audiencia de Encarna Sánchez, y yo el año 87 ya salía en el programa de Encarna Sánchez con esta abducción, porque llevaba ya desde el año 85, 1985, que era un puto crío… ese año mi primer artículo en la revista Karma 7, que en aquel momento era como Más Allá, o Año Cero de ahora, la revista decana de estos temas… Quiero decir que empecé muy joven- Y siendo muy joven tuve una dramática experiencia y es que mi madrina… o sea en el año 84, había una señora que se llamaba Josefa Losada, alias “Casandra”, que hacía un programa en Radio Coruña, la emisora local de la Cadena Ser en La Coruña, y un pequeño grupo de amiguetes que yo había montado en el barrio, que eran unos niños como yo, eran compañeros del colegio o del barrio, que en aquel momento nos dedicábamos a hacer lo que ahora hacen los señores de 50 o de 60: irnos a hacer psicofonías a casa abandonadas, alertas OVNI, y todas esas tonterías que no valen para nada y nosotros las hacíamos con 14 y 15 años, aunque ahora las sigan haciendo con 50 y 60… Entonces le escribimos a esa señora y ella nos adoptó como nuestra “hada madrina”. Y yo la primera vez que hice una OUIJA fue con Casandra, la primera vez que hice una psicofonía fue con Casandra, la primera vez que vi una psicografía fue con Casandra. Ella nos adoptó y yo viví en primera persona, en directo, como ella se convertía, a pesar de ser toda una socióloga, licenciada en la Universidad de la Sorbona de París, ella terminó convirtiéndose en una “adicta” al contactismo”. Terminó enganchándose a la mierda de las psicografías, con su espíritu guía. Yo todo eso lo viví en directo, en tiempo real. Y terminó esa adicción con su suicidio. Quitándose la vida. Por la mierda de la adicción a lo paranormal. Y desde ese momento, me volví muy crítico, muy intolerante. Asumo todas las críticas que me hacen: “es que tu eres demasiado escéptico, tu eres demasiado duro, tu eres demasiado exigente”… Todo eso lo asumo, pero es por una razón. Porque sé cúal es el lado oscuro de estos temas. Entonces, cuando soy a veces excesivamente vehemente o excesivamente exigente, o excesivamente escéptico cuando se habla de estos temas, no es algo porque sí. No es algo gratuito. Sino porque conozco ese lado oscuro. Y además, como yo no vengo del periodismo, yo no soy periodista, yo vengo de la criminología. Y he explorado ese punto de intersección entre lo que es la criminalidad, el mundo delincuencial y el mundo del misterio, conozco bien esa cara B de estos temas. Por eso soy tan tocapelotas muchas veces. No es una pose, ni es porque si, ni es porque me guste ir de escéptico, es porque sé que hay muchas personas que se toman estos temas muy en serio y que el desenlace puede ser dramático para ellos y para sus familias, por eso soy tan tocapelotas muchas veces.

-Fíjate Manuel, yo muchas veces hablando con Mikel de ti, más de una vez le he dicho: “A mi Manuel es que me flipa porque me hace vivir en la verdad”, nos quitas los sueños de que existan los casos de lo que sea, de fantasmas, de espíritus, de OVNIS, no sé, nos quitas ese sueño, pero nos haces vivir en la verdad, con lo cual, yo prefiero vivir en la verdad que no en una mentira fantasiosa.

- Ya, pero yo, a ver, daría la vida por estos temas. A ver a mi no me gusta el fútbol, no me gusta la música, no me gusta el cine, no me interesa nada, solo me interesan estos temas. Fíjate si estoy convencido de que son fascinantes y de que son enriquecedores, porque no me interesa nada más. Pero también soy consciente de que, como ocurre en política, el 99% de las cosas que nos venden es una puta milonga. Es una mierda, no vale para nada, son tonterías y además con la llegada de internet, mucho más. Porque es mucho más fácil introducir contenidos falsos y pervertir la esencia de realidad que tienen estos temas. Pero aún así, sigo apostando porque son la cosa más enriquecedora que puedes hacer en tu vida. Porque a ti te puede interesar la arqueología, te puede interesar la historia, te puede interesar la antropología, te puede interesar la geografía, te pueden interesar muchas cosas, pero lo bueno que tiene el mundo del misterio es que te obliga a formarte interdisciplinariamente. Tienes que saber de antropología, de física, de historia, de química, de humanidades, de psicología, de ilusionismo -que es fundamental para poder evaluar si el caso al que te enfrentas es real o es un fraude o siendo bienintencionado puede tener una explicación convencional-. A mino se me ocurre nada en el mundo de la cultura más enriquecedor que investigar el mundo de las anomalías, pero eso no significa que tengas que tragarte todas las ruedas de molino que te llegan todos los días. Es fundamental tener un espíritu crítico precisamente para poder diferenciar el trigo de la cizaña en estos temas. Porque hay mucha cizaña y hay muy poquito trigo. Pero el poquito trigo que hay yo creo que merece la pena.




ACCEDE GRATUITAMENTE A LA REVISTA "EL OJO CRÍTICO" EDITADA POR MANUEL CARBALLAL

ACCEDE GRATUITAMENTE A LA REVISTA "EL OJO CRÍTICO" EDITADA POR MANUEL CARBALLAL
¡DESCARGA TU REVISTA EN PDF GRATIS!